Poda de árboles y talas selectivas en la cacereña calle Sanguino Michel

Operario municipal, en las labores de poda de ayer. :: a. méndez/
Operario municipal, en las labores de poda de ayer. :: a. méndez

La actuación iniciada por los operarios de parques y jardines se debe al cuidado regular y también a motivos de seguridad

J. C.

Además de otorgar riqueza medioambiental a las poblaciones, el arbolado urbano tiene connotaciones tanto naturales como arquitectónicas. Es por ello por lo que cualquier cambio sustancial afecta de un modo u otro a la fisonomía de los espacios públicos. La calle Sanguino Michel comenzó ayer a cambiar la suya con el inicio de la campaña de poda de árboles que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Cáceres por mediación del departamento de parques y jardines. Unas labores que no solo se centrarán en esta vía, sino que también se llevarán a cabo en toda la zona de influencia, como es el caso de la calle Argentina o García Plasta de Osma, previstas para jornadas sucesivas.

Como es habitual cada dos años, que es cuando se desarrollan estos trabajos en este tipo de árbol, los operarios recortaron con esmero las ramas con dos objetivos primordiales; evitar su caída y controlar la envergadura de los árboles para que no supongan un peligro para la seguridad de los ciudadanos. Un riesgo que no solo se reduce a los viandantes o conductores que circulan por la calzada, sino también a los vecinos de los edificios contiguos debido a que, si no se realizan estas tareas de control, las ramificaciones puedan llegar incluso a las ventanas de las viviendas.

Debido al envejecimiento de algunas de estas plantas y al posible problema de seguridad que puedan acarrear por su inclinación, los trabajadores municipales también prevén llevar a cabo talas selectivas en estos espacios. Ayer tuvo lugar la primera de ellas en uno de los árboles de Sanguino Michel debido a que una de las melias presentaba una inclinación que podía suponer un riesgo para la seguridad. Según reconocieron ayer los propios trabajadores a este periódico, no se descarta que la campaña en esta zona del centro de la ciudad finalice con alguna que otra tala más en los próximos días, «siempre y cuando sea estrictamente necesario». Podría ser el caso de la calle García Plata de Osma, donde existen dos árboles con riesgo de ser talados si así lo estiman los técnicos municipales, debido al desvío que presentan.

En la jornada de ayer fueron casi una decena los árboles podados. En los próximos días la intervención del departamento de parques y jardines se extenderá a las calles Argentina y a García Plata de Osma, así como a la segunda mitad de Sanguino Michel, en la intersección con la calle Argentina, donde tan solo hay que actuar en un árbol.

El Ayuntamiento ya ha colocado al respecto carteles informativos con el objetivo de que los vehículos no aparquen en las zonas donde se llevarán a cabo los trabajos, que se están desarrollando entre las 08.00 y las 14.00 horas.

No obstante, desde el Consistorio no se confirma todavía públicamente cuántas de estas plantas tendrán que ser taladas a lo largo de esta operación de poda urbana por exigencias del guión.

Nuevos árboles

La tala de melias no es una novedad en esta zona de la ciudad. De hecho, en el mismo espacio donde antaño las plantas echaron raíces para ser posteriormente taladas por vejez o peligrosos desvíos, ya existen nuevas plantaciones de pequeños árboles sujetos con testigos para intentar enderezar su crecimiento.