El pleno de Cáceres aprueba la tarifa social y las rebajas a familias numerosas en el bus

El pleno de Cáceres aprueba la tarifa social y las rebajas a familias numerosas en el bus

Los votos de PP y Cs permiten sacar adelante los principales asuntos de la sesión

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Penúltimo trámite para que las familias numerosas se beneficien de descuentos en el autobús urbano y las personas sin recursos tengan la posibilidad de acogerse a una tarifa social. El pleno municipal ha aprobado esta mañana la modificación de la tarifa del servicio del transporte urbano de viajeros con la introducción de esos cambios. Comenzarán a aplicarse, tal y como ha recordado la alcaldesa, Elena Nevado, con su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

La modificación de tarifas ha salido adelante con los votos a favor de PP y Ciudadanos, la abstención del PSOE y la oposición de Podemos-CáceresTú.

La reducción de precio en el bono bus será del 20 por ciento para familias numerosas de categoría general y del 50 por ciento para las de categoría especial. La tarjeta beneficiará a más de 1.200 familias de la ciudad. Los requisitos serán estar empadronado en Cáceres y tener en vigor el título de familia numerosa. El documento será expedido por la concesionaria del servicio, Subus. A su vez, la tarjeta con los descuentos del 50 por ciento para personas en riesgo de exclusión social corresponderá al IMAS.

Más información

El grupo socialista y Podemos han criticado que no se haya tenido en cuenta el nivel de ingresos. «No podemos pagar a Amancio Ortega el bus urbano con dinero público, aunque viviera en Cáceres y tiene tres hijos», ha reseñado Consolación López. El portavoz de Cs le ha respondido con otros argumentos: «Ya me gustaría mí que Amancio Ortega viviera en Cáceres. Aunque tuviéramos que pagarle el autobús. Estamos a favor de esta modificación y muchas más, en tasas por ejemplo. Pero en el Gobierno solo han puesto problemas», sostiene Cayetano Polo.

Luis Salaya (PSOE) considera que «no es una medida justa» ya que una familia de renta alta no debería beneficiarse de descuentos a costa del sacrificio de todos los cacereños. Por su parte, la concejala de Infraestructuras, Montaña Jiménez,ha repasado las modificaciones de líneas y los cambios del transporte urbano que han permitido un crecimiento del número de usuarios. «No es una medida electoralista. Es una medida que quiere ayudar. Hay 1.106 familias numerosas de categoría general y 107 de categoría especial», ha resumido.

Los votos de PP y Ciudadanos han hecho posible que salgan adelante los principales asuntos del pleno, el de la tarifa del bus y el contrato de limpieza y conservación de dependencias municipales. Su valor supera los 10 millones de euros, con posibilidad de ejecución durante cinco años con las correspondientes prórrogas. El PSOE se ha abstenido y Podemos ha votado en contra. Su concejal Ildefonso Calvo ha denunciado la ausencia de informes técnicos que avalen esa contratación, ya que mantiene que el servicio lo podría prestar el Ayuntamiento con trabajadores propios. Con una empresa privada, opina, puede ser eficiente «pero no más económico». En este sentido, Calvo ha indicado que sobre una base anual de 2,4 millones, más de 430.000 euros son el pago del IVA y otros 141.000 se destinarán al beneficio industrial de la concesionaria. «Todo esto se ahorraría con una gestión directa. En cinco años sería un ahorro para el Ayuntamiento de2,7 millones», concluye. El concejal de Contratación, Valentín Pacheco, cuestiona esos cálculos y habla de «una cuestión ideológica». «No somos partidarios de que la administración lo controle todo», resume.

En el pleno también se ha aprobado la liquidación económica de 2018 y ha salido adelante por unanimidad la adhesión de Cáceres al pacto de los alcaldes sobre el clima y la energía. Belén Fernández, del grupo socialista, ha lamentado el electoralismo del equipo de Gobierno al traer a votación este asunto justo ahora.

Mendicidad

Asimismo, se ha dejado sobre la mesa al retirarse del orden del día el punto número 11, relativo a la aprobación inicial de la ordenanza municipal que regula la convivencia ciudadana y protección del entorno urbano. Los grupos no habían logrado un consenso a la hora de abordar la mendicididad. Mientras que Ciudadanos planteaba la necesidad de actuar con contundencia sobre este asunto, la propuesta elaborada no cumplimentaba las expectativas. El asunto pasó por comisión informativa en febrero y hasta ahora no se ha traído a pleno por el Ejecutivo local. Entonces PSOE y Cs se abstuvieron, mientras que Podemos se opuso. En la sesión de hoy, el voto en contra de la oposición amenazaba con tumbar la modificación y finalmente se ha retirado del orden del día y no ha llegado ni a debatirse.