Las piscinas municipales echan el cierre con menos bañistas en agosto

Numerosas familias ocuparon las zonas verdes de la piscina del Parque del Príncipe en la jornada gratuita de ayer. :: lorenzo cordero/
Numerosas familias ocuparon las zonas verdes de la piscina del Parque del Príncipe en la jornada gratuita de ayer. :: lorenzo cordero

Ayer, con entrada gratis a las instalaciones, fue el último día de una temporada que casi remonta al final por la subida de temperaturas

LAURA ALCÁZARCÁCERES.

Si en julio las piscinas municipales sumaron 2.000 bañistas más que en el mismo mes del año pasado con 45.123 usuarios en total, a falta de conocerse las estadísticas oficiales, según los primeros datos que maneja el Ayuntamiento parece que agosto ha sido algo más flojo, quizás como consecuencia de ser el mes por excelencia de vacaciones fuera de la ciudad y debido también a la inestabilidad meteorológica. Alguna jornada marcada por la caída del mercurio y un temporal de viento han dejado un par de días más frescos y grises que no invitaron mucho a sumergirse en el agua en pleno verano todavía, pese a que este agosto ha quedado registrado como el quinto con temperaturas más altas de lo normal en el conjunto del país, según la Agencia Estatal de Meteorología

Desde el Consistorio indican que la afluencia de público esta temporada ha sido «ligeramente» más baja y «casi» ha conseguido remontar, sostienen, por la subida del termómetro en los últimos días.

Precisamente, las instalaciones que gestiona la concesionaria Conyser, que son las del Parque del Príncipe, Aldea Moret, Pinilla, Cáceres el Viejo y Valdesalor, echaron ayer el cierre -a excepción de la de Aldea Moret que cerró el 31 de agosto- obsequiando a los usuarios cacereños con la entrada gratuita, hasta que vuelvan a recibir bañistas el próximo año.

«Este año cobramos más por la subida del salario mínimo; es un trabajo de responsabilidad» Laura Benavides | Socorrista

Las primeras horas de la mañana fueron frescas y con una brisa que suavizó algo el día, que no llegó a superar los 30 grados de máxima como predijo la AEMET. Los bañistas que apuraron los chapuzones, de los que son ya los últimos coletazos estivales, llegaron tímidamente en la que fue igualmente la última jornada festiva antes de retornar, ahora sí, a la cotidianeidad laboral y escolar que trae consigo el mes de septiembre.

En el centro, la piscina del Parque del Príncipe, que suele tener un público fiel y es de las más concurridas de la ciudad, mantuvo esa tónica y a las 17.30 de la tarde estaba prácticamente llena pero «con menos personas» que en otras jornadas de puertas abiertas «porque el cole empieza antes y los niños tienen que habituarse», comentó el personal del bar, que a esa hora servía los últimos cafés de la temporada.

En la terraza dos chicos 'Erasmus', Nicola de Italia, y Enis de Turquía, hacían una distendida sobremesa un día antes de incorporarse a la universidad en la facultad de Filosofía y Letras. «Empezamos mañana las clases y hemos venido a pasar el día», comentaban los estudiantes, que viven en la avenida de Alemania y eligieron el Parque del Príncipe por cercanía. Aunque las nubes hicieron acto de presencia «el agua es aceptable y no está muy fría», explicaban los dos jóvenes, que sacaron partido al acceso gratis.

Familias

Numerosas parejas, grupos de jóvenes y familias con niños ocupaban las zonas verdes del recinto. Entre ellas, la de Loli, asidua a esta instalación pública. «Venimos toda la familia, hoy estamos unos quince, con mis hermanas, mi madre, tías y sobrinos. Tenemos hasta nuestra 'parcela' porque siempre nos colocamos en el mismo sitio», contaba a HOY esta cacereña de Los Fratres mientras echaba un ojo a los pequeños del 'clan' familiar que en esos momentos se zambullían en el agua, Águeda, Sergio, Marta, Montaña, Leire y Juan.

«Empezamos mañana las clases en la universidad y nos hemos venido a pasar el día» Nicola y Enis | Estudiantes 'Erasmus'

La clausura de las piscinas implica, a su vez, la finalización de contratos laborales meramente veraniegos como los de los socorristas. Una de ellas es Laura Benavides, de 21 años. Durante el curso la joven imparte clases de natación y los tres meses que están abiertas las piscinas completa su sueldo. El año pasado ya trabajó en la de San Jorge, en Pinilla, y este lo ha hecho aquí en el Parque del Príncipe. «Con la subida del salario mínimo interprofesional hemos cobrado un poquito más», subrayaba la joven, haciendo alusión a la «responsabilidad» del puesto. «Una piscina con tanta gente no es ninguna tontería, y aunque no es nuestra función el mantenimiento, también nos toca gran parte del día hacerlo», matizaba. Su impresión personal, tras haber estado todo el verano trabajando, es que en julio ha habido «mucha gente, fue una locura -señalaba- pero en agosto se ha notado mucho más el descenso, ha sido más flojo, y subió después del puente de la Virgen». En el bar lo han percibido igual, «subió a partir del día 15», refería Virginia, una de las camareras.

Águeda, Sergio, Marta y Montaña dándose un baño.
Águeda, Sergio, Marta y Montaña dándose un baño. / L. C.

El pasado 31 de mayo, la piscina 'Ramos Guija' en Cáceres El Viejo era la primera en dar la bienvenida a los baños. A mediados de junio, el 14, lo hacían el Parque del Príncipe, San Jorge y Valdesalor tras dejar atrás la bajada de temperaturas que se produjo después de los calurosos días de feria. La última en estar operativa fue la de Aldea Moret el día 28, que se sometió a algunas reparaciones por los desperfectos que causaron actos vandálicos semanas antes. Las mejoras este año se han notado en las piscinas de Valdesalor y Pinilla. En la primera ha quedado instalada una silla elevadora hidráulica para facilitar el acceso al vaso a las personas con movilidad reducida. Mientras, en la segunda, los niños estrenaron vaso en la infantil, que se ha renovado por deficiencias en la impermeabilización.

En cuanto al resto de piscinas, el camping permanece abierto y no confirmaron a HOY fecha de cierre. Y la Ciudad Deportiva, por su parte, está operativa hasta el domingo.