Piden internamiento psiquiátrico a una mujer acusada de intentar asesinar a su pareja en Cáceres

Piden internamiento psiquiátrico a una mujer acusada de intentar asesinar a su pareja en Cáceres

En un ataque de celos le clavó cuatro veces un cúter en el cuello y se tiró por un balcón, quedando parapléjica

SERGIO LORENZO

Ocurrió en Cáceres, en el tercer piso de un bloque de viviendas, a las dos de la tarde del 18 de octubre de 2017. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, en ese piso vivía una pareja formada por un hombre y una mujer. Ella padecía un trastorno delirante que le hacía excesivamente celosa, un trastorno adaptativo con estado de ánimo depresivo y un trastorno dependiente de la personalidad.

Siguiendo un plan preconcebido (según la acusación), escondió entre los cojines del sofá del comedor un cúter de doble hoja. Cuando llegó su pareja, le convenció para tener un encuentro sexual en el sofá. Tendidos sobre el asiento, ella le pidió a él que le diera la espalda para continuar con la relación. Sin embargo, «la acusada, tan pronto evitó la confrontación visual con el marido, sacó el cúter que había escondido y se lo clavó cuatro veces en el cuello, con intención de acabar con su vida», indica el escrito.

A pesar de la agresión recibida, el hombre pudo incorporarse del sofá para pedir ayuda. Llegó a presionar un botón de auxilio del sistema de seguridad instalado en el domicilio, pero no tuvo éxito ya que ella arrancó los cables de la pared para que no pudiera pedir ayuda.

Dejando a su pareja sangrando por el cuello ella intentó suicidarse, tirándose por el balcón de la casa; pero él le siguió y pudo sujetarla cuando ya tenía el cuerpo colgando fuera del edificio. Pese a su intento de evitar que se precipitara al vacío, él no pudo retenerla por mucho tiempo y terminó por caer en la calle.

Ella ha quedado parapléjica y no puede caminar. Él tardó 191 días para poder curarse, quedándole como secuela varias cicatrices y el tener que seguir un tratamiento psicológico como consecuencia de la agresión sufrida.

Eximente completa

La fiscalía ha calificado estos hechos como un delito de asesinato en grado de tentativa, aplicando la eximente completa de alteración o anomalía psíquica, ya que los trastornos de ella anulaban su conocimiento y voluntad.

Para la acusación pública, la presunta agresora debería ser condenada a cumplir 10 años de internamiento en un centro psiquiátrico, y que cuando estuviera en libertad siguiera en tratamiento psiquiátrico otros cinco años, como medida de libertad vigilada.

También pide que se le prohíba acercarse a su víctima, a menos de 200 metros de distancia, durante un total de 15 años.

Noticias relacionadas