Algunos de los perros que buscan dueño

1.- Jacob: Lo dejaron abandonado en una caja en las inmediaciones de la tienda de bricolaje 'Aki'. Cuando entró en El Refugio, estaba en los huesos. Tiene los ojos azules y dos años de edad. Llegó con apenas unos meses de vida. Es un american stanford.

2.- Hipo: Llegó siendo un cachorro a las instalaciones de El Refugio, con apenas un año de edad. Ahora tiene cinco años. Es de color blanco. Lo recogieron en la zona del Ferial. Fue abandonado en verano. Es un mestizo y tiene un tamaño mediano-grande.

3.- Waldo: Es un galgo que no servía para cazar y por eso lo abandonaron. Tiene dos años. Llegó a El Refugio hace más de un año con el chip arrancado. «Esa mirada dulce que tiene pide a gritos que se lo lleven a casa», indica Sonia Salas, voluntaria de la perrera municipal.

4.- Giulia: Es una mastina. De tamaño grande, tranquila y cariñosa. Tiene cinco años y lleva uno en El Refugio. La dejaron abandonada en un campo. Llegó en muy malas condiciones. «Necesita una casa. Se pasa el día dormida, es como una manta».

5.- Viki Vikingo: Es un cruce de podenco, de tamaño mediano. Tiene leishmania, una enfermedad que se transmite por un mosquito y que se trata con la ingesta de una pastilla al día. Lo han devuelto tres veces. Tiene cinco años. Lleva casi toda su vida El Refugio. Es juguetón.

6.- Boss: Llegó como integrante de una camada, junto a su madre. El resto de perros ya tiene hogar. Tiene seis meses. Los voluntarios lo sacaron adelante con biberones. Tiene un tamaño mediano-grande. Se cree que es un cruce de galgo y mastín.