La peatonalización de la zona de los obispos en Cáceres se pone en marcha

Rafael Mateos, portavoz municipal./HOY
Rafael Mateos, portavoz municipal. / HOY

Tres arterias del centro cortan o cambian de sentido durante dos semanas a partir del lunes

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Peatonalización en marcha en la zona de los obispos de la capital cacereña. Se trata de un viejo proyecto al que por fin se puso una casilla presupuestaria en las cuentas municipales de 2019, aunque estas no se llegaron a aprobar. «Hay que buscar la financiación», aclara el portavoz del equipo de Gobierno local, Rafael Mateos. Sin embargo, la iniciativa sigue adelante. Esta mañana ha recibido el visto bueno definitivo en la reunión semanal del Ejecutivo que preside Elena Nevado. La dotación económica se eleva a 368.000 euros y el plazo de ejecución será de seis meses. Hay otros 6.000 euros para la dirección técnica de las obras, en este caso con un plazo de siete meses.

Lo que ha hecho hoy la Junta de Gobierno local es aprobar la memoria relativa a una actuación que cambiará por completo el diseño y la concepción de esa parte del centro urbano. En concreto se trata de Clemente Sánchez Ramos, Obispo Segura, Ciriaco Benavente y el área de confluencia entre San Pedro de Alcántara y Primo de Rivera.

El proyecto se aprobará la próxima semana y a continuación habrá que «generar crédito», según Rafael Mateos, por la vía de la enajenación de suelo público o una modificación presupuestaria. La carta que se guarda el Ayuntamiento es la liquidación del presupuesto. Será positiva y el dinero permitirá afrontar inversiones. De hecho, en el equipo de Gobierno se garantiza que la licitación de obra se iniciará antes de junio.

Los cambios en la zona de los obispos serán importantes, con una plataforma única peatonal y restricción absoluta del tráfico. Habrá un control de accesos mediante cámaras similar al que ya se aplica en San Pedro de Alcántara y la ciudad monumental.

En el Consistorio se entiende que la experiencia del cierre al tráfico que ya se aplica los fines de semana está siendo positiva y además es una intervención que genera consenso entre los residentes y negocios de la zona. Se ejecutará en una sola fase en lugar de varias como se planteó inicialmente.

Por otra parte, en la Junta de Gobierno local se ha abordado un importante corte de tráfico con cambios alternativos que se producirá a partir del lunes y durante dos semanas en tres vías.

San Antón queda cerrada para los vehículos, excepto los de reparto, desde la avenida de España. A su vez no habrá conexión en la plaza de Galarza y los accesos desde la plaza Marrón también se restringen.

Los autobuses urbanos se verán afectados en la plaza de Galarza y los de turistas se desviarán por Hernán Cortés hacia el edificio Valhondo. Habrá señalización informativa y una dotación de Policía Local para advertir a los conductores.

La calle Parras aborda la ejecución de dos pasos elevados y en estas dos semanas cambiará de sentido, al igual que Clavellina, que será de bajada con dirección hacia Camino Llano. En Parras se abrirá una canalización con vistas a recoger el cableado que en la actualidad afea las fachadas, anuncia el portavoz municipal. Rafael Mateos ha reseñado que tras estas dos semanas se podrá dar por concluida la obra de remodelación de la plaza de Obispo Galarza «a falta de pequeños remates».