El cacereño Palacio de Godoy afronta su primer trámite para convertirse en hotel de lujo

Recreación del proyecto presentado por Fernando Palazuelo en el Consistorio. :: hoy/
Recreación del proyecto presentado por Fernando Palazuelo en el Consistorio. :: hoy

Técnicos de la Junta de Extremadura sostienen que el inmueble es «compatible» con la actividad hotelera, pero el área de licencias municipal discrepa

MANUEL M. NÚÑEZ

«El hotel del Palacio de Godoy será de máxima categoría, muy genuino». Lo defendía en una entrevista con HOY el pasado día 3 Fernando Palazuelo Barroso, empresario promotor del proyecto del grupo peruano Scipion en Cáceres.

Se aborda una inversión de 10 millones de euros para transformar un inmueble sin actividad en una instalación de lujo. Sin embargo, el proceso no será sencillo. Es lo que se atisba al menos, con discrepancias entre los técnicos de la Junta de Extremadura y del Ayuntamiento en sus informes sobre la propuesta de viabilidad.

El cambio de uso urbanístico del edificio, si es que realmente se requiere, trata de agilizarse en el Consistorio. El lunes se abordará en la comisión municipal de Urbanismo y Contratación. Mientras que para la arquitecta que ha hecho el estudio para la administración regional el uso hotelero es «compatible» ya, en la sección de licencias del Ayuntamiento se observa lo contrario.

Más información:

«El uso hotelero terciario no se encuentra comprendido entre los contemplados», reseña el responsable municipal de la unidad de gestión de licencias en alusión a la calificación administrativo-institucional que figura en el Plan General Municipal (PGM). Para evitar una ordenación «confusa y contradictoria», entiende que «procede modificar el PGM». Añade, asimismo, que «el cambio de uso, de dotacional privado (administrativo institucional) a terciario (hotelero) supondría un incremento de aprovechamiento urbanístico». Ello implicaría que un porcentaje del aprovechamiento correspondería a la administración público, en concreto el que fija la actual Ley de Suelo regional. Además, si la actuación implica «un incremento de la superficie construida sobre la preexistente -advierte- con destino a usos lucrativos, habría a su vez que establecer la correspondiente reserva dotacional».

El técnico municipal es claro al avisar: «No comparto la conclusión relativa a lo innecesario de modificar el planeamiento vigente». Recuerda que tanto el PGM como el Plan Especial fijan «una calificación distinta a la terciario-hotelera».

Las discrepancias entre técnicos suponen el punto de partida. Así se constata si se observa la conclusión que emite el jefe del servicio de Urbanismo de la Consejería de Medio Ambiente: «En el edificio del Palacio de Godoy cabría autorizar el desarrollo del pretendido uso hotelero». Se baja en el dictamen emitido por una arquitecta que insiste en que «no es preciso modificar el planeamiento vigente».

Alude a una parcela de uso genérico, público e institucional «compatible» viable para hostelería. En este sentido, el informe jurídico del Ayuntamiento también refrenda que es «innecesaria una modificación del PGM» ya que «se contempla el uso público institucional que incluye el uso hotelero». Los grupos políticos deberán pronunciarse sobre la viabibilidad en comisión. Un no supondría el primer contratiempo. No parece probable por el consenso que hubo en la presentación del proyecto el pasado 19 de diciembre. PP, PSOE, Cs y Podemos no quisieron perdérsela.