Tiene que pagar 16.905 euros por abusar sexualmente de una mujer que le llevó en su coche

Juzgados de Cáceres:: HOY/
Juzgados de Cáceres:: HOY

Cuando detuvo el vehículo la cogió por el cuello, acercó la cabeza de ella a la suya, «comenzando a besarla en la boca al tiempo que le decía 'venga, vamos a follar'»

SERGIO LORENZOCáceres

Un vecino de una localidad cercana a Cáceres ha sido condenado a pagar una multa de 4.800 euros por haber cometido un abuso sexual, y tiene que indemnizar con 12.105 euros a la víctima, a la que no se puede acercar en tres años.

El agresor y su víctima son vecinos del mismo pueblo, y se encontraron en un bar que está en otra localidad el día 3 de diciembre de 2017. Ella estaba con unos amigos y habló un rato con el vecino porque le había hecho una pregunta. Cuando a las diez y media de la noche ella cogió el coche para irse al pueblo, el vecino le pidió que le acercara, y ella accedió. Según señala la sentencia del Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres, cuando la mujer detuvo el coche cerca de la casa del acusado, este le cogió sorpresivamente por el cuello, por la parte de la nuca, acercó la cabeza de ella a la suya, «comenzando a besarla en la boca al tiempo que le decía 'venga, vamos a follar'», recoge la sentencia. Ella se negó, consiguió separarse de él y salió del coche corriendo, escondiéndose detrás de otro vecino que pasaba por la calle, gritándole a su agresor que se fuera a casa con su mujer y sus hijas.

Con motivo de la agresión ella precisó tratamiento psicológico y farmacológico, tardando 185 días en curar. Le ha quedado como secuela una ansiedad reactiva.

En el juicio el acusado negó que hubiera abusado de su vecina. Declaró que en el bar habían acordado mantener una relación sexual camino del pueblo, pero él se sintió mal, le dijo que en esas condiciones no podía tener relaciones y ella se enfadó con él.

El tribunal no le cree, ya que no hay testigos de que estuvieran tomando copas juntos, está el testimonio del vecino que defendió a la víctima y él llamó a un familiar de ella, para pedirle el teléfono, ya que creía que se había propasado con ella.