Once religiosas viven en el convento de la Orden del Amor

Once religiosas viven en el convento de la Orden del Amor situado en la Plaza de la Audiencia. Se trata de una orden de clausura, que tiene limitado su contacto con el exterior. Durante las obras de rehabilitación del oratorio se hizo compatible el uso religioso de este espacio, en el que las religiosas llevan a cabo distintos actos religiosos, con las visitas de turistas. Se consiguió a través de la instalación de celosías. Estas monjas, aparte de dedicarse a la oración, también llevan a cabo tareas como la elaboración de sagradas formas para las misas.