La obra del vial de Macondo en Cáceres está parada y a la espera de una solución

Estado actual de la obra del nuevo vial que se encuentra interrumpida. :: Lorenzo Cordero/
Estado actual de la obra del nuevo vial que se encuentra interrumpida. :: Lorenzo Cordero

Algunos vecinos dudan de la utilidad del acceso, que debía haberse terminado hace meses

CRISTINA SÁNCHEZCÁCERES.

Las obras del vial que unirá Macondo y el Junquillo sufren un retraso indefinido. El motivo es que «ha ocurrido un problema con las canalizaciones que se han encontrado al abrir el terreno», según ha declarado a este diario Andrés Licerán, concejal de Infraestructuras.

En concreto, se han encontrado algunas conducciones de agua y luz que han supuesto una demora en la finalización de las obras. Licerán ha explicado que el asunto se debe gestionar con cada una de las empresas propietarias de esas conducciones, «lo cual, administrativamente, no es fácil».

Por tanto, la fecha de finalización de las obras no está clara por el momento, si bien desde el Consistorio esperan que no sea «un retraso muy grande, aunque se va a alargar un poco». El contrato de adjudicación de la obra se firmó en noviembre de 2018, con un presupuesto de 380.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses que no se ha cumplido, a pesar de que los trabajos comenzaron en marzo.

«No sé si merece la pena el dineral que cuesta la obra»

«No sé si merece la pena el dineral que cuesta la obra» Arcadi Ballester Vecino de Macondo

No se trata del primer obstáculo con el que el Ayuntamiento se encuentra a la hora de llevar a cabo las obras. En primer lugar, la empresa que se las adjudicó en un principio tuvo que ser sustituida por Gosadex. Además, en su momento los técnicos municipales descartaron hacer la conexión de forma directa con la calle Remedios Buendía al existir en esa zona una pendiente del 16%, por lo que se incumpliría con la normativa en materia de accesibilidad.

Finalmente, se construirán dos viales que saldrán desde la glorieta del Junquillo: uno que conectará con la calle Alirio Noguera, en Macondo, y otro que llegará a la calle Miguel Serrano, en Los Castellanos. La obra se ejecutará con pavimento tradicional asfáltico e incluirá un muro de contención junto al barrio de Macondo.

La obra supondrá una conexión directa entre los barrios de El Junquillo, Macondo y Los Castellanos, en los que viven alrededor de 4.000 personas. Esto facilitará una mayor fluidez en la circulación de vehículos, ya que algunos vecinos denuncian que a ciertas horas se forman atascos a la entrada de los barrios. Además, gracias a este nuevo acceso se acortará el recorrido que la línea 4 del autobús urbano debe realizar para entrar en El Junquillo.

Opiniones diversas

Algunos de los vecinos de la barriada de Macondo cuestionan la utilidad del vial. Arcadi Ballester, que lleva un año viviendo en la zona, cree que ahora «el barrio está más cerrado y, por tanto, es más seguro». En su opinión, un nuevo acceso supondría más facilidades para los ladrones a la hora de entrar y salir de la barriada. Por ello, aunque piensa que el vial «puede ser positivo» en algunos aspectos tanto para El Junquillo como para Macondo, no está del todo convencido. Además, no cree que se formen atascos a diario para acceder al barrio, sino que se trata de «momentos puntuales». «No sé si merece la pena el dineral que cuesta», concluye.

 «Esperamos que no sea un retraso muy grande, aunque la obra se va a alargar un poco»

«Esperamos que no sea un retraso muy grande, aunque la obra se va a alargar un poco» Andrés Licerán Concejal de Infraestructuras

Saúl Sánchez, también vecino de la zona, mantiene una opinión similar. Explica que, como él, muchas familias se mudaron al barrio por la tranquilidad, que puede verse amenazada tras la obra. Uno de los motivos por los cuales decidió construirse el vial fue acortar el camino de la línea de bus urbano que pasa por El Junquillo. Sin embargo, este vecino no ve necesario «emplear 400.000 euros para que el autobús haga menos recorrido».

Por su parte, en la asociación de vecinos de El Junquillo se muestran optimistas. Carlos Luengo, su presidente, detalla que ha visto a algunos obreros realizar trabajos en la zona en los últimos días. Además, confía en que el vial esté listo «por lo menos, antes de final de año», y apunta que intentará ponerse en contacto lo antes posible con el Ayuntamiento para obtener más detalles sobre la fecha de finalización de los trabajos.

Para Carlos Luengo y el resto de vecinos de El Junquillo, sin duda, la mayor ventaja del nuevo acceso tiene que ver con el autobús urbano. «Lo llevamos reclamando muchos años, ya que se ahorrarán muchos kilómetros», concluye. Respecto a la reducción de la seguridad y privacidad de algunos vecinos de la zona, cree que el vial «tendrá más ventajas que inconvenientes».

Al otro lado de la carretera, Esperanza Terón, presidenta de la asociación vecinal de Castellanos y Macondo, explicó a este diario que «la obra va muy lenta. Ni siquiera hay maquinaria», y define la situación como de «incertidumbre». Además, traslada la queja de algunos vecinos del barrio de que estas obras provocan problemas de ruido y polvo.

Terón cree que la construcción del nuevo acceso será muy positiva para la barriada de Macondo. En la actualidad, para salir del barrio los vecinos deben recorrer la zona de los Castellanos y llegar hasta la rotonda situada junto al hipermercado Carrefour para acceder a la carretera de Malpartida de Cáceres y la autovía A-66. Con el nuevo vial, explica la presidenta, «el tráfico se reducirá mucho». También destaca que esta reforma lleva pidiéndose diez años por parte de los vecinos al Ayuntamiento, por lo que confía en que la situación se solucione lo antes posible.