La obra de Alzapiernas, en Cáceres, se reanuda el 3 de junio

Escalera provisional instalada en la calle Alzapiernas. :: l. cordero/
Escalera provisional instalada en la calle Alzapiernas. :: l. cordero

La calle permanecerá abierta al público con la plataforma provisional hasta que concluya la Feria de San Fernando

M. J. T. CÁCERES.

De Semana Santa al Womad. Este fue el periodo fijado por el Ayuntamiento de Cáceres para suspender la controvertida obra de la calle Alzapiernas y colocar en ella una plataforma provisional de hormigón con el fin de que esta céntrica vía -que conecta el parking de Obispo Galarza con el casco viejo- estuviera abierta al público durante la época de mayor afluencia de visitantes en la ciudad.

El Womad concluyó el domingo y ayer la pregunta parecía obligada. ¿Cuándo se reanudan las obras? Víctor Bazo, concejal de Fomento, dio la respuesta. Será el lunes, 3 de junio, justo después de que llegue a su fin la Feria de San Fernando, que terminará el 2 de junio. Hasta entonces, según detalló a este diario, Alzapiernas permanecerá abierta al público.

Son varios factores los que han hecho al Consistorio fijar el 3 de junio en el calendario. Por un lado, la empresa adjudicataria de los trabajos, la firma emeritense GC10, tiene que centrarse durante las próximas semanas en la calle Zurbarán, donde está mejorando la accesibilidad de esta zona con la creación de una rampa. Y, además, según ha detallado Bazo, también debe actuar antes en la calle Parras.

Guiño a la hostelería

A las necesidades de la empresa también se han sumado, indica el concejal, los intereses de los hosteleros del entorno de Alzapiernas. Los bares de la calle Moret y la Plaza de la Concepción tienen movimiento durante la feria, sobre todo de día, y ese es un factor que se ha tenido en cuenta a la hora de reanudar las obras de accesibilidad.

En estos momentos, explica el edil de Fomento, faltan dos meses de obras por ejecutar. Así que la previsión municipal es que las escaleras mecánicas estén totalmente instaladas a finales de julio, según estima Víctor Bazo.

De cualquier movimiento que se registra en Alzapiernas están muy pendientes los comerciantes. Sus quejas por las pérdidas ocasionadas por el cierre de la calle y por la lentitud con la que avanzaban los trabajos motivaron la instalación de la plataforma provisional con el fin de que la vía estuviera operativa en la época de mayor afluencia turística.

Admiten que la reapertura de la calle se ha dejado notar en sus negocios y piden que, una vez que se reanuden los trabajos, se ejecuten a un buen ritmo.

«La plataforma ha funcionado. El primer día que abrieron la calle y vi gente en la tienda me entraron ganas de llorar. A mí me ha dado un respiro», valora Inés Márquez, propietaria de un local de embutidos. «Queremos que lo hagan rápido y que, cuando empiecen, se pongan en serio», zanja Diego Bravo tras el mostrador de Retales Manolo.