El nuevo trazado será transitable el jueves y la obra finalizará en marzo

J. C.

Aunque la obra de la rotonda de Pinilla no estará cien por cien ejecutada hasta este próximo mes de marzo, lo cierto es que el nuevo trazado resultante sí será transitable para los vehículos a finales de esta misma semana, previsiblemente el jueves, una vez los operarios se encarguen de dibujar sobre la calzada la delimitación de la rotonda para regular el flujo de tráfico. A partir de ese momento, los trabajos se ceñirán al interior de la glorieta, sin que ello afecte al tránsito de vehículos en este remozado espacio de la ciudad, entre la N-521 y la avenida Héroes de Baler.

Según reconocen a este diario tanto desde la Junta de Extremadura como los propios encargados de la obra a pie de campo, no habrá impedimento alguno para cumplir el plazo de ejecución de ocho meses marcado en el pliego de condiciones. En lo que se refiere a los cortes de tráfico, no obstante, quizás sea necesario que el plazo se extienda a lo largo de un día más, hasta el jueves, tal y como reconocen desde la propia empresa encargada de realizar estos trabajos. «A lo mejor vamos a tener que necesitar un día más, aunque vamos a intentar que el miércoles lo podamos tener todo listo», explica Aglosán.

Plazo

Desde el Ayuntamiento, sin embargo, la comunicación oficial es que los cortes de tráfico se extenderán exclusivamente entre la jornada de hoy y el miércoles. Todo dependerá de cómo se vayan desarrollando los trabajos para ver si finalmente hay que alargar los días de restricciones de tráfico rodado en este enclave.

Entre 15 y 20 operarios serán los que durante estos próximos tres días se encargarán de dar el último espaldarazo a los trabajos.

La pasada semana ya se colocó el vallado de delimitación y protección, lo que también obligará a cambiar la ubicación de algunos de los pasos para peatones existentes en las antiguas intersecciones. No está previsto que los trabajos se extiendan durante las horas nocturnas. La fisionomía de este escenario que está siendo objeto de las obras de acondicionamiento cambiará de forma sustancial, pues también se han colocado seis nuevos semáforos con pulsador para peatones. Del mismo modo, se han adaptado dos de los ya existentes para que también cuenten a partir de ahora con este mecanismo, habitual en otras grandes rotondas de la ciudad.

Una vez finalice esta fase, tan solo quedará dar los últimos remates en el interior de la rotonda antes de que a lo largo de este próximo mes de marzo se dé por finalizada.