La nueva normativa sobre bolsas cumple su primer mes sin expedientes de sanción en Cáceres

Una clienta se lleva el pan en una bolsa de plástico reutilizada. :: jorge rey/
Una clienta se lleva el pan en una bolsa de plástico reutilizada. :: jorge rey

A pesar de las quejas de algunos consumidores, la Junta de Extremadura no ha tramitado en Cáceres multas ni procedimientos informativos a comercios

J. CEPEDA CÁCERES.

Tras la entrada en vigor el pasado 1 de julio de la nueva normativa sobre bolsas de plástico, los cacereños han salido airosos en el mes del estreno. En el vigente texto legal se obliga a los establecimientos de bienes y productos a cobrar por las bolsas de plástico, pero según la información facilitada a este diario por la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales, «no ha habido ninguna reclamación ni queja, por lo que no se ha hecho ninguna inspección a establecimientos ni tampoco se ha iniciado ningún expediente sancionador o informativo», tal y como confirma el Ejecutivo autonómico.

Cabe destacar que en el capítulo del régimen sancionador, el nuevo documento, que sirve para ajustarse a la directiva europea, no contempla multas específicas para aquellos que incumplan la normativa, pues el texto legal se ciñe exclusivamente a lo ya establecido en la Ley de Residuos y Suelos Contaminados. No obstante, sí hace referencia a la creación de un registro de productores, el cual que deberá ser sometido a controles.

EL DATO

2020
es el año de referencia. A partir del día 1 de enero las bolsas de plástico de espesor superior o igual a 50 micras deberán contener un 50 por ciento mínimo de material reciclado. Las bolsas ligeras, de menos de 50 micras, son las más utilizadas.

A pesar de la ausencia de trámites sancionadores o expedientes informativos en el primer mes de esta normativa en la ciudad de Cáceres, desde las organizaciones de consumidores se alerta de una práctica que en ocasiones puede desembocar en un «abuso» por parte de los establecimientos comerciales. Así al menos lo indica Antonio Rubio, abogado de la Federación Extremeña de Amas de Casa, Usuarios y Consumidores de Cáceres. Desde la organización se indica que se han llegado a recibir quejas de algunos usuarios por dos aspectos en concreto, como es el caso del precio de las bolsas y de la publicidad. Rubio teme que algunos establecimientos aprovechen la nueva regulación para «enriquecerse» cobrando las bolsas a un precio superior del que deberían. «No tenemos constancia de que se estén haciendo inspecciones por las bolsas, pero hay gente que ha venido a la asociación a solicitarnos información. Hemos recibido quejas porque en algunos comercios se está utilizando esto para gravar todavía más. Si por ejemplo, y dependiendo de la calidad de la bolsa, el coste de una para el comerciante es de 0,01 euros, lo que la gente no ve lógico es que la cobren a 0,05», critica.

Algunos expertos temen que haya negocios que aprovechen la regulación para enriquecerse

Respecto a la publicidad, el abogado de esta federación que vela por los intereses de los consumidores niega la idoneidad de pagar por bolsas que llevan grabadas la publicidad del establecimiento.

Bolsas blancas

«Si yo estoy pagando una bolsa, el mensaje debería ser inocuo, por eso aconsejamos a los consumidores que exijan a los establecimientos bolsas blancas que no lleven publicidad». Aunque lo más recomendable, recalca Rubio, es que cada cual reutilice la bolsa de su casa para cumplir así con el verdadero propósito, como es el respeto al medio natural. La alternativa ofertada por algunos establecimientos es la entrega de bolsas de papel. Una solución que, a su juicio, no acaba de estar bien implementada, «pues en muchas ocasiones no son resistentes ni están adecuadas al tipo de producto que se vende, por lo que pueden acabar rompiéndose», avisan desde Feaccu Cáceres. A partir de otoño, esta organización iniciará una campaña para poner coto a las posibles irregularidades.

En el camino hacia la consecución de bolsas biodegradables, cabe destacar que a partir del 1 de enero de 2020 la legislación obligará a que las bolsas de plástico de espesor superior o igual a 50 micras contengan un mínimo de un 50 por ciento de plástico reciclado. En la actualidad, las bolsas de plástico con un espesor inferior a 50 micras, denominadas ligeras, representan la inmensa mayoría del número total de bolsas consumidas en la Unión Europea y se reutilizan con menos frecuencia que las de mayor espesor. En el caso de España, el 90 por ciento de los usos de bolsas ligeras es para una sola ocasión.

La clientela habitual comienza a asumir la medida en las tiendas de proximidad: «Mucha gente ya trae su bolsa reutilizada de casa», reconoce Jenifer Galán desde su despacho de pan. «Si no es así, pregunto si quieren bolsa o no. Tenemos los precios visibles», zanja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos