Las muertes en las carreteras de Cáceres bajaron a la mitad en 2018

Protesta en marzo de 2018 para pedir mejoras en la carretera 'de las torres'. :: hoy/Gráfico
Protesta en marzo de 2018 para pedir mejoras en la carretera 'de las torres'. :: hoy

Hubo 13 fallecidos, una cifra que recuerda a la de los años sesenta, antes del boom automovilístico surgido en España

SERGIO LORENZO CÁCERES.

El balance de los accidentes mortales de tráfico en la provincia de Cáceres es esperanzador, al disminuir bastante la cifra de fallecidos el año pasado.

En el 2018 murieron en las carreteras cacereñas 13 personas, justo la mitad que en el año 2017. Se vuelve a la cifra del año 2014, cuando se señaló que había que remontarse al año 1961 para encontrar un número inferior de muertes. Ese año, la cifra fue de 10 fallecidos subiendo ya a 14 en el año 1962.

En los años sesenta llegó el boom del coche a España y ya empezaron los Seat 124, los 600, los 1.500, los Citroen y los Chrysler a adueñarse de las carreteras.

La primera víctima de 2019 en las carreteras extremeñas es un joven de 19 años, ayer en Guareña

Según el Boletín del año 1961 de la Jefatura Central de Tráfico, dependiente del Ministerio de la Gobernación, en ese año, cuando en la provincia de Cáceres hubo sólo 10 fallecidos en accidentes de tráfico, el parque de vehículos cacereño era de 7.386. Llama la atención que entonces había más motos que turismos: 3.947 motos frente a 2.062 turismos, autobuses había 170 y camiones 1.207.

Poco a poco la provincia se fue poblando de vehículos y en 1964 ya había 2.019 camiones, 201 autobuses, 3.362 turismos, 6.100 motocicletas y sólo cinco tractores.

Poca gente recuerda ya las elevadas cifras de muertes que hubo en esta provincia, en donde el peor año fue el 1995, con un total de 80 fallecidos por accidentes de tráfico.

Desde el año 1989 hasta el 2004, la media era de unos 65 fallecidos por año.

A partir del 2004 fueron disminuyendo la cantidad de defunciones, llegando a 31 en el año 2007 y a 24 en 2010. En la Jefatura Provincial de Tráfico de Cáceres se ofrecieron con satisfacción los datos del año 2014, cuando se contabilizaron sólo 13 muertes , recalcando que había que seguir trabajando para lograr la cifra de 0 muertes al año, algo que se había logrado en cinco meses del año: en marzo, mayo, agosto, octubre y diciembre.

Entonces Race (Real Automóvil Club de España), ya señalaba que para lograr eso había que invertir más en carreteras, indicando que el 79% de los fallecidos habían perdido la vida en las carreteras secundarias. También veía necesario potenciar el plan PIVE para rejuvenecer el parque automovilístico, ya que la media de los turismos en circulación era de 10,9 años, destacando que en los coches implicados en accidentes con víctimas se llegaba a los 12 años de antigüedad de media.

La realidad es que los años siguientes al 2014 no se logró rebajar la cifra de muertes, en 2015 subió a 16 fallecidos, en el año 2016 a 21 y en el año 2017 a 26.

Ahora se ha logrado bajar la cifra a 13 defunciones como en el año 1961, cuando el parque automovilístico en la provincia no tiene nada que ver con la época de los 600.

En la página web de la Dirección General de Tráfico, están los datos del parque de vehículos de la provincia de Cáceres desde el año 2002 al 2016.

En esos 14 años de diferencia se ha pasado de 221.667 vehículos a 302.777. Llama la atención el aumento de las motocicletas, que casi se han multiplicado por tres. Si en el año 2002 había 7.819 motos, en 2016 ya son 19.888. En el caso de los turismos se pasó de 157.983 a 208.764. En el apartado de camiones y furgonetas se ha pasado de 48.516 a 61.108. El número de autobuses no ha subido mucho, de 554 a 596.

Entre las muertes de tráfico que más han conmocionado a los cacereños el año pasado, estuvo la que ocurrió el pasado 18 de junio en la calle Ana Mariscal, en La Mejostilla, cuando Juan Francisco Bermejo, cocinero del restaurante Albalat, murió al perder el control de su scooter, colisionando con el bordillo de la acera de la mediana y cayendo de cabeza sobre el asfalto.

En la provincia de Cáceres la que es considerada la vía más peligrosa es la carretera EX-206, conocida como 'la de las Torres', al atravesar Torreorgaz, Torrequemada y Torremocha. En esta vía hubo cuatro muertes en el año 2017, lo que originó que se creara una plataforma a la que pertenecen 20 municipios, que organizó un corte de la carretera el 17 de marzo del 2018, para reclamar medidas de seguridad.

La Comisión Provincial de Seguridad Vial había estudiado el año pasado qué hacer en esta vía para disminuir los accidentes, acordando aumentar el coeficiente de rozamiento del asfalto, para que de esta manera los neumáticos de los vehículos hagan más ruido y evitar que los conductores excedan los límites de velocidad, que es el origen de muchos de los accidentes en esa vía. Lo cierto es que a lo largo del año pasado, no se produjo en esta carretera ni un accidente mortal.

También se había pedido convertir en rotonda el Cruce de La Fatela que está en la Sierra de gata, en el punto kilométrico 60,2 de la carretera EX-109, que era el único punto negro en las carreteras cacereñas.

Primera víctima

La Comisión Provincial de Seguridad Vial también se mostró preocupada por la media de edad de los coches matriculados en la provincia de Cáceres, ya que es de 13 años, una cifra bastante elevada.

Al analizar las causas de los accidentes en la provincia de Cáceres se indicó que el 30% se debía a distracción al volante, un 18% por exceso de velocidad, un 12% por el consumo de alcohol y drogas y un 9% por cansancio y somnolencia.

La mayoría de los accidentes mortales que ocurren en la provincia suceden en carreteras convencionales, las que tienen un carril en cada sentido sin separación física, como el accidente que se registró en febrero del año pasado en la carretera EX-109, que une Moraleja y Perales del Puerto, cuando al colisionar un coche y una furgoneta, falleció una mujer de 42 años y otras cinco personas resultaron heridas.

El Consejo de Ministros del 28 de diciembre, aprobó reducir la velocidad en este tipo de carreteras de 100 a 90 kilómetros por hora, lo que puede ayudar a seguir reduciendo el número de muertes en Cáceres.

Por otra parte, un joven de 19 años murió ayer en accidente en el término municipal de Guareña (Badajoz). Fue hacia las 18 horas en el kilómetro 16,200 de la EX-105. El fallecido viajaba con sus padres, ambos de 38 años, que resultaron heridos leves y lograron salir por sus propios medios del turismo, que se salió de la vía por el margen derecho de la carretera. Se trata de una familia con residencia en Don Benito. Es la primera víctima mortal del año en la región.

 

Fotos

Vídeos