La mitad de aspirantes a las plazas de policía local de Cáceres pasan las pruebas físicas

Dos policías locales dan instrucciones a los opositores minutos antes de la carrera de los mil metros. :: / ARMANDO MÉNDEZ

En toda la región hay actualmente abiertos procedimientos en 45 municipios para cubrir un total de 127 plazas

LAURA ALCÁZAR

Estaban convocados 387 aspirantes a policía local de Cáceres, pero acudieron algunos menos. De los que se presentaron, 203 pasaron las marcas fijadas para el 'apto', clasificándose así para la fase siguiente, que consistirá en un test de conocimiento de 80 preguntas. Después realizarán un supuesto práctico, un examen psicotécnico, y deberán ser reconocidos por un tribunal médico que valore su condición física. Al igual que en otras localidades extremeñas, esta convocatoria viene a cubrir las bajas en la plantilla debido a las prejubilaciones de los agentes que se han acogido al nuevo Real Decreto, en vigor desde el pasado diciembre. En toda la región hay actualmente abiertos procedimientos en 45 municipios para cubrir un total de 127 plazas.

A las ocho de la mañana de este lunes los candidatos a ocupar una de las 13 plazas ofertadas en Cáceres recogían en el El Cuartillo el dorsal identificativo para enfrentarse al primero de los ejercicios de esta oposición de turno libre, las cuatro pruebas físicas eliminatorias. A las nueve daba comienzo el lanzamiento de balón medicinal. La prueba final, la carrera de un kilómetro, tenía lugar a media mañana, en una jornada más fresca de la que se espera en agosto, con el mercurio en descenso y una brisa suave que agradecieron los participantes y el tribunal calificador.

El cuerpo se someterá a una reorganización interna tras la incorporación de los nuevos efectivos

Minutos antes de disputarse la carrera de resistencia algunos opositores calentaban en la pista de atletismo de las instalaciones de la Diputación. Pese a ello, los técnicos en emergencias de la asociación ARA tuvieron que hacer uso del frío para aliviar alguna que otra contractura, rotura fibrilar o tirón. «Hay mucho espacio entre prueba y prueba y no hacen un buen calentamiento», subrayaba Felipe Donaire, que junto con sus compañeros Juan Cambero, padre e hijo, prestaban este lunes servicio con una ambulancia de soporte vital básico. «Nos han dicho muchos chicos de fuera que es el único sitio donde hay atención sanitaria», remarcaban.

Por edades

Una novedad es que los tiempos que debían batir los candidatos no estaban establecidos solo por sexo, sino también por franjas de edad. La marca de las mujeres era ligeramente inferior a la de los hombres, como sucede en otros concursos. Pero en Cáceres los aspirantes realizaron las pruebas agrupados en cinco categorías, según sus años: de 18 a 24, de 25 a 29, de 30 a 34, de 35 a 39 y de 40 en adelante. Esta clasificación, junto al número de plazas convocadas, ha hecho que hayan sido unas oposiciones muy concurridas. Este lunes había candidatos de todas las edades con un objetivo común: conseguir un puesto fijo en la administración pública que les garantice estabilidad laboral y económica.

«Es una oportunidad por las plazas que hay»

«Es una oportunidad por las plazas que hay» Verónica | 34 años

«Si haces deporte las pruebas son asequibles»

«Si haces deporte las pruebas son asequibles» Óscar | 45 años

«Las pruebas cambian mucho de un municipio a otro»

«Las pruebas cambian mucho de un municipio a otro» Leticia | 29 años

«No voy confiado pero sí con ganas y a darlo todo»

«No voy confiado pero sí con ganas y a darlo todo» Sergio | 24 años

De la misma clase de una academia de la capital aspiraban a una vacante los veinteañeros Juan Carlos, Sergio y Alejandro. El primero lleva tres años intentándolo en varias localidades; Alejandro, con 20 años, terminó Bachillerato y optó por opositar directamente, y para Sergio, era su segunda vez tras probar suerte en Badajoz. «Llevo desde septiembre preparándome, no voy confiado pero sí con ganas y a darlo todo», decía optimista este joven.

De la veintena a la madurez de los 40. El cacereño Óscar García, de 45 años, acudía por vez primera. Dirige una tienda de ropa masculina y quiere cambiar su situación de autónomo por un uniforme en el cuerpo de seguridad local de su ciudad. «Ser autónomo hoy día está complicado, y si haces deporte las pruebas son asequibles», confesaba. Lo cierto es que para su categoría el tiempo máximo en el que tenía que correr los 1.000 metros era de 4 minutos y 55 segundos, mientras que los jóvenes de entre 18 y 24, debían hacerla en 3 minutos y 45 segundos.

Y del género masculino al femenino. 61 mujeres se examinaron este lunes. De éstas, 28 accederán al teórico. Verónica Sánchez es una de ellas. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, con un Máster en Dirección de Marketing Digital, ha pasado de gestionar la comunicación del Comité Antisida de Extremadura a centrarse en las oposiciones. «Es una oportunidad por las plazas que hay. Me he entrenado con Javi Barragán y he mejorado mucho. El año pasado venía justita», señalaba esta cacereña de 34 años.

«Somos los únicos en Extremadura con las marcas y tiempos por edades y sexos» Benedicto Cacho

De Almendralejo venía Leticia Jiménez, de 29, que es monitora de natación y socorrista y lleva cuatro años opositando. La joven lamentaba que no se celebrara una única convocatoria en Extremadura «porque las pruebas varían mucho de unos municipios a otros y todas se celebran prácticamente los mismos días», sostenía.

Técnicos en emergencia de ARA aplican frío a un lesionado. ::
Técnicos en emergencia de ARA aplican frío a un lesionado. :: / A.M.

Nueva estructura

Si se cumplen los plazos previstos, los nuevos efectivos se incorporarán en enero, momento en el que el cuerpo se someterá a una reorganización interna. «Hay que volver a estructurar la Policía tras las bajas que se han producido», indicaba el inspector jefe, Benedicto Cacho, que estaba en el tribunal. «Nos reuniremos con la Corporación –añadía– y les presentaremos la organización nueva que se quiere implantar, y a ponernos a trabajar en ello».

La intención municipal es que los agentes ingresen en septiembre en la Academia de Seguridad Pública de Extremadura para hacer el curso obligatorio con el que obtienen la condición de funcionarios de carrera. Una vez en sus puestos, los 13 policías pasarán por todas especialidades policiales y dependencias del cuerpo en Cáceres hasta que les sean asignados sus grupos correspondientes por nota o concurso interno.