La Marcha por la Paz hace un llamamiento para cuidar el planeta

La marcha arrancó a las seis de la tarde y recorrió a buen ritmo la avenida de España. :: a. méndez /
La marcha arrancó a las seis de la tarde y recorrió a buen ritmo la avenida de España. :: a. méndez

Varias religiones se sumaron a esta iniciativa, que recorrió la avenida de España y concluyó con la lectura de un manifiesto en el Quiosco de la Música

M. J. T. CÁCERES.

La Marcha por la Paz ha querido hacer este año un llamamiento para cuidar el planeta. Bajo el lema 'Tengamos la tierra en paz', la XVII edición de esta iniciativa volvió a reunir ayer en el Paseo de Cánovas a varias religiones como muestra de que la convivencia y el diálogo interreligioso es posible.

Tras recorrer la avenida de España, llegó el momento de la lectura del manifiesto. Tuvo lugar en el Quiosco de la Música. Aquí, Karim Kerkau, en representación de la comunidad islámica de Cáceres, y Santiago Guillén, miembro de la delegación de relaciones interconfesionales de la Diócesis de Coria-Cáceres, fueron los encargados de poner voz a un texto consensuado.

«Entendemos que las religiones deben ser un camino para la paz y la concordia entre los seres humanos. La paz entre las personas supone y exige la paz con la tierra. Y esto nos debe llevar a cuidar y a proteger la naturaleza, ya que cuidar de la naturaleza es también cuidarnos a nosotros mismos», leyeron.

Además de la Diócesis de Coria-Cáceres, la Marcha por la Paz contó con la participación de la comunidad islámica de Cáceres, la iglesia evangélica, la comunidad Bahá'i de Extremadura, la comunidad budista 'El olivar del buda' y los mormones. También se sumó a la iniciativa la asociación de refugiados africanos de Extremadura. Entre los asistentes se repartieron 20 litros de infusión para brindar por la paz.