La Madrila, el bajón de la marcha