Madres y matronas cacereñas sensibilizan sobre los beneficios de la lactancia

Madres y bebés participaron ayer en una tetada reivindicativa. :: l. c./
Madres y bebés participaron ayer en una tetada reivindicativa. :: l. c.

La biblioteca pública acoge durante toda la semana diferentes actividades para fomentar la crianza respetuosa

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Mañana soleada y Cánovas de bote en bote con varias actividades culturales y participativas. Un grupo de madres jóvenes amamanta tranquilamente a sus retoños en el bombo de la música. Como Eva, madre de un niño de 5 años y de una niña de un año, que da el pecho en tándem, es decir, a los dos. Generosidad a espuertas. Esta quedada de madres es una tetada, una forma de reivindicar con el ejemplo que dar el pecho es una práctica que acarrea salud y que necesita el apoyo y la comprensión de toda la sociedad.

La cita forma parte de la Semana de la Lactancia, una iniciativa de ámbito europeo que arrancó en la ciudad el pasado sábado y que se prolonga con diferentes actos hasta el viernes día 11. Aquí la organiza Amaryi, la Asociación de lactancia y crianza respetuosa de Cáceres, que integran madres y sanitarias. Reme Vázquez es matrona de atención primaria y miembro de esta asociación. Hay muchos objetivos cruzados en actos reivindicativos como el de ayer, destacaba Vázquez. «Hay mucha más conciencia pero todavía sigue habiendo muchos problemas con los mitos sobre la lactancia, y no solo por la sociedad, sino también por los profesionales»

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la lactancia materna debe ser la alimentación exclusiva de los bebés durante sus primeros seis meses de vida y complementaria hasta los dos años por el bien de la madre y el bebé, algo que en ocasiones no puede llegar a cumplirse. Son beneficios a largo plazo que no todo el mundo entiende. «Cuando hay alguna dificultad siempre está la poderosa industria farmacéutica detrás, la generación que a nosotros nos precede fue la del boom del biberón, muchas mamás tienen el referente de sus madres, que les dicen que a ellas las alimentaron con biberón», apunta Vázquez. Hay también profesionales no formados en lactancia «que hacen dudar a las madres». Para esos casos de inseguridad o problemas a la hora de apoyar grupos como Amaryi brindan su apoyo.

En público

Lo de amamantar en público y en grupo es una forma también de naturalizar un gesto que a veces se ve extraño. «No está aún superado, los medios de comunicación publican casos de establecimientos que no lo permiten y a veces se da el caso de que es la propia mujer a la que le da vergüenza», observa Reme.

Hoy lunes a las 17,30 horas en biblioteca pública hay una charla sobre alimentación complementaria, y a las 19,00 un taller de cuentacuentos para bebés y niños a cargo del director de teatro Chus Pablos.