Un juzgado de Cáceres anula el despido de una empleada de hogar embarazada

Un juzgado de Cáceres anula el despido de una empleada de hogar embarazada

La mujer fue despedida un día después de entregar un parte de baja temporal

ÁNGELA MURILLO

Declarado nulo el despido de una empleada de hogar que estaba embarazada cuando le comunicaron el fin de su contrato. El Juzgado de lo Social nº 1 de Cáceres da la razón a la trabajadora en una sentencia firmada el pasado 6 de marzo.

Desde julio de 2017 la mujer se encargaba de cuidar en Cáceres a la madre de su empleadora, una anciana de 93 años, trabajo por el que percibía un salario mensual de 858,55 euros (incluido el prorrateo de las pagas extras). El 30 de octubre de 2018 le comunican su despido. Justo un día después de que la empleada, que se encontraba embarazada de varias semanas, entregara en mano un parte de baja con una la incapacidad temporal de 32 días. En dicho parte no figuraba la causa de la baja. Finalmente la mujer acabó abortando diez días después de forma espontánea debido a los miomas que sufría.

La defensa de la empleadora intentó defender su postura asegurando que en el momento del despido no sabía que su empleada estaba embarazada. Sin embargo, el juzgado no tiene en cuenta este argumento, y lo hace apoyándose en reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo. El Alto Tribunal interpreta que una de las discriminaciones directas por razón de sexo es la pérdida del puesto de trabajo, conozca o no el empresario que la trabajadora va a ser madre.

Por estos motivos, el juzgado declara nulo el despido y condena a la empleadora a reintegrar a la empleada en su puesto de trabajo en las mismas condiciones anteriores a su despido, abonando los salarios dejados de cobrar desde el día del despido. Además, tendrá que pagar 6.251 euros «por daño derivado de la vulneración de derechos fundamentales».

El fallo judicial no es firme y cabe recurso ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura.