El jurado considera a Julia Benítez culpable de asesinato

Los agentes se llevan de la sala a Julia Benítez, que está junto a su abogado. /Armando Méndez
Los agentes se llevan de la sala a Julia Benítez, que está junto a su abogado. / Armando Méndez

La fiscal pide que sea sentenciada a cumplir 20 años de cárcel y su abogado defensor solicita ocho

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Los seis hombres y las tres mujeres del tribunal de jurado tardaron poco en emitir su veredicto: Julia Benítez Giraldo es culpable de haber asesinado en Madrigalejo a su compañero sentimental, José Sánchez Gómez, la tarde del 17 de junio de 2017. Alrededor de las siete de la tarde del martes la presidenta de la Audiencia Provincial y del tribunal, María Félix Tena, les entregó 15 preguntas clave, consensuadas con la fiscalía y el abogado de la defensa, para saber si el jurado consideraba que Julia Benítez había cometido un asesinato, un homicidio o había matado a su compañero en defensa propia cuando estaba siendo agredida sexualmente, como ella aseguraba.

A las doce de la mañana de ayer el jurado ya emitía su veredicto. Consideraba a Julia Benítez culpable de un delito de asesinato, y aseguraba que había actuado de una manera violenta al tener un trastorno de control.

Durante el juicio, que había comenzado el lunes, la acusada recalcó que ella no era pareja del fallecido, para evitar así que le aplicarán la agravante de parentesco. Ella dijo que dormía en la casa de José en Madrigalejo porque iba con él a las ferias, pero que ella tenía 42 años y él 69. Al final el tribunal sí ha considerado que eran pareja. Llevaban seis años de relación sentimental, aunque con algunas rupturas durante ese tiempo. Varios vecinos señalaron que eran pareja, y en el móvil ella tenía identificado el número del fallecido como 'José, mi marido', y él tenía identificado el teléfono de ella como 'mi mujer'.

Una vez conocido el veredicto, la presidenta del tribunal pidió a la acusación y a la defensa que hicieran sus peticiones de pena. La fiscal señaló que solicitaba una condena de 20 años de cárcel, ya que según el jurado se había cometido un asesinato, al que hay que aplicar la agravante de parentesco, pero también estaba la atenuante de alteración psíquica.

El abogado de la defensa, Carlos Jesús Tovar, solicitó ocho años de prisión.

Antes de terminar el juicio se permitió a la acusada el uso de la palabra por si quería decir algo, pero indicó que no tenía nada que decir. De esta manera terminó la visto oral y agentes de la Policía Nacional se llevaron a Julia Benítez, esposada, al centro penitenciario de Cáceres.

Ahora será la presidenta del tribunal, María Félix Tena, quien dentro de unos días imponga la pena de cárcel, ajustándose al veredicto.

En la condena no se fijará indemnizaciones a familiares del asesinado, ya que el único familiar de la víctima es una hermana que ha renunciado a cualquier indemnización que pudiera corresponderle.

José Sánchez era muy querido en la localidad de Madrigalejo, de 1.800 habitantes. Todo el mundo le conocía con el apodo de 'Pepe Sonrisas' por su buen humor. Había tenido dos bares en la localidad: 'Bar Los Amigos' y 'La Barraca', para luego ganarse la vida de feria en feria con un puesto que consistía en hacer una pirámide con botellas, tirando la gente anillas a las botellas por un determinado precio, y si la anilla entraba en el cuello de una botella el afortunado se la llevaba. En la feria de Zafra parece que es donde conoció a Julia Benítez, que es natural de un pueblo de Badajoz, y tiene varios hijos de los que le han retirado la custodia la Junta de Extremadura. Ella fue acusada de haber maltratado a su madre y también a anteriores parejas.

José Sánchez estuvo casado con una mujer de nacionalidad Suiza que había conocido en Cataluña. Después de quedar viudo empezó su relación con Julia Benítez, a la que llevó a vivir con él a Madrigalejo. Ella aseguraba que tenía ataques de ansiedad por estar viviendo en la casa de él, en donde decía que había mucha suciedad y ratas. El 17 de junio de 2017 ella mató a martillazos a su pareja, e intentó comprar cerdos para que se comieran el cadáver, que al final se descubrió a los dos días, ya que ella le había prendido fuego tras rociarle con gasolina y el fuego alertó a los vecinos.

Cuando se descubrió el cadáver, Julia dijo con toda frialdad al jefe de la Policía Local que había discutido con José y que le había matado. También le dijo al agente: «Prefiero vivir en la cárcel, antes que vivir en este cuchitril». En la cárcel lleva dos años y casi cuatro meses. Dentro de poco sabrá cuánto tiempo más estará entre rejas.

Noticias relacionadas