La Junta «sugirió» al Consorcio no cambiar el arenero de la Plaza Mayor de Cáceres por una losa de granito

Aspecto de la llamada Plaza de Verano ayer domingo a mediodía. :: lorenzo cordero/
Aspecto de la llamada Plaza de Verano ayer domingo a mediodía. :: lorenzo cordero

La Consejería de Cultura propuso «un nuevo material» que resultó ser el hormigón coloreado, que ha generado las críticas del arquitecto y de Ciudadanos

M. M. NÚÑEZ

«Maltrato al patrimonio», «chapuza», «falta de respeto». Son algunas de las expresiones y calificativos que ha suscitado la decisión del Consorcio Cáceres Ciudad Histórica de sustituir el actual pavimento de la llamada Plaza de Verano, en la Plaza Mayor, por «hormigón desactivado coloreado». Ese es el elemento que se cita en el proyecto elaborado y que se va a poner en marcha para renovar el espacio ajardinado y a la vez para evitar nuevos problemas en el funcionamiento de las fuentes. El contrato ya ha salido a concurso y afecta a otras partes del foro con un importe total de 131.000 euros. Según la Junta de Extremadura, la idea barajada inicialmente por el Consorcio era el granito, pero Cultura sugirió cambios.

Las voces más críticas con esa intervención en la parte del llamado arenero han sido las del grupo municipal de Ciudadanos y el arquitecto que diseñó la reforma finalizada en 2011, Antonino Antequera. Este último llegó a reseñar que en el proyecto inicial que surgió de la colaboración de la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento a través de Cáceres 2016 el hormigón no se hubiese utilizado nunca. Es decir, la actual reforma vendría a traicionar el espíritu con el que se concibió la Plaza de Verano. Lo que se está planteando, según Ciudadanos, es una actuación «aberrante y completamente irrespetuosa».

Consultada por este asunto, la Consejería de Cultura apunta a HOY que el hormigón coloreado fue una segunda opción, ya que la propuesta que partió del Consorcio Cáceres Ciudad Histórica para la Plaza de Verano fue otra. En concreto, proponía sustituir el arenero (en realidad no es arena ni tierra sino un material llamado Aripaq) por granito. El Consorcio, según la Junta, quería «reformar el arenero de la Plaza Mayor utilizando una losa de granito similar al del resto de la plaza». Ante esa idea, fue la propia administración regional, según su versión, la que «sugirió un nuevo material que se adaptara mejor al espíritu original del proyecto», detalla.

Mejor adaptación

Desde el área de Cultura se reseña que el Consorcio recogió esa propuesta y «ha optado finalmente por una solución basada en hormigón desactivado coloreado, que visualmente se asemeja al material original y mantiene las bondades estéticas como el color y el tacto de la huella», afirma.

Otro de los argumentos para apostar por el hormigón, abunda la Junta, es que esa solución «se adapta mejor al terreno reduciendo -asegura- el agrietamiento y el desprendimiento de la superficie del material». Concluye que además «permite el buen funcionamiento de la fuente». Solo la ejecución material de la obra en la zona ajardinada de la Plaza Mayor costará 18.865 euros. La reparación de la fuente de los 10 chorros se valora en otros 42.000.

 

Fotos

Vídeos