Una joya cacereña de papel y una mierda de cielo