Un joven biólogo cacereño, mejor tesis de máster del Reino Unido

Antonio Ballell obtiene el premio Curry 2019 de la Geologists' Association de Londres por una investigación sobre cocodrilos fósiles

El premiado Antonio Ballell en la Universidad de Bristol. /Cedida
El premiado Antonio Ballell en la Universidad de Bristol. / Cedida
LAURA ALCÁZAR

El biólogo cacereño Antonio Ballell ha sido galardonado con el Premio Curry 2019 que otorga la Geologists' Association a la mejor tesis de máster de Reino Unido en el campo de Ciencias de la Tierra. Ballell está especializado en el campo de la paleontología y recibirá el premio por su investigación sobre la biomecánica y la evolución funcional de cocodrilos fósiles.

El joven, de 23 años, realizó sus estudios de primaria y secundaria en el colegio Prácticas y en el instituto Norba de la capital, trasladándose posteriormente a Madrid para graduarse en Biología por la Universidad Autónoma. Ballell ha sido uno de los alumnos becados por el programa de postgrado internacional de La Caixa, considerado uno de los mejores programas de becas impulsados por entidades privadas. Dicha beca le ha permitido cursar un Máster en Paleobiología e incorporarse al Palaeobiology Research Group en la prestigiosa Universidad de Bristol.

Tanto Antonio, que es hijo único, como su familia se sienten «muy orgullosos» por esta distinción, según contaba ayer por teléfono el joven biólogo, que en estos momentos se encuentra en la ciudad británica completando su formación con un Doctorado en Paleobiología, en concreto, sobre anatomía, biomecánica y evolución de algunos de los primeros dinosaurios.

Según relató ayer, sus supervisores presentaron la tesis al premio sin decirle nada, por lo que la noticia ha sido «toda una sorpresa». «Estoy doblemente ilusionado, por el reconocimiento a una investigación que me llevó mucho trabajo y por recibir un premio tan importante como éste», dijo. «Con la beca he podido también entrar en el Palaeobiology Reserach Group de la Universidad de Bristol, el más prestigioso e innovador del campo a nivel mundial», resaltó orgulloso.

Planes de futuro

Su futuro más próximo pasa por acabar el doctorado, que no le llevará menos de tres años, y su deseo es continuar por la carrera académica «investigando en el campo de la paleontología y compaginándolo con clases en la universidad», aseguraba. «Mi idea –refería– sería conseguir un contrato postdoctoral en alguna universidad española y quedarme en España». En cuanto a trabajar en la región, «no me importaría», reconocía. La universidad de Extremadura cuenta con un grupo de investigación en paleontología en Badajoz, aunque no está especializado en dinosaurios.

Durante el máster, este biólogo ha estudiado la evolución de la función mandibular en los parientes fósiles de los cocodrilos, mucho más diversos, según explica, que los actuales, incluyendo herbívoros, insectívoros, piscívoros o súper carnívoros de ambientes terrerestres, semiacuáticos y marinos. Y ha analizado cómo la especialización alimentaria había permitido a diferentes linajes conquistar diversos nichos ecológicos. Mediante técnicas innovadoras, ha reconstruido cómo se alimentaban organismos extintos. «Las metodologías computacionales punteras que aplicamos incluyen la construcción de modelos digitales en 3D de cráneos o extremidades de especies fósiles, reconstrucción digital de músculos, aplicación de técnicas de ingeniería para entender cómo estas estructuras biológicas se movían o respondían a fuerzas derivadas de la alimentación, locomoción, etcétera.», detalló el joven científico.

«Mi idea sería conseguir un contrato postdoctoral en alguna universidad española para quedarme»

Ballell finalizó el pasado año el máster con distinción y el artículo científico de su tesis será publicado en Palaeontology, la principal revista en el campo de la paleontología.

Desde 1982 hasta 2019 La Caixa ha destinado más de 240 millones de euros a la formación de casi 5.000 estudiantes e investigadores en las mejores universidades y centros de investigación del mundo.