Una vez más, jaque a la Pediatría cacereña

Los pediatras del centro sanitario denuncian la deficiente organización del servicio tras la apertura del nuevo hospital

Una vez más, jaque a la Pediatría cacereña

Con motivo de los cambios que se van a producir en el servicio de Pediatría del hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres y que afectarán de forma negativa a la calidad asistencial de nuestros niños y niñas, los facultativos del servicio queremos exponer a la opinión pública los siguientes hechos, comentarios y reflexiones:

Desde la apertura del nuevo hospital de Cáceres (finales de mayo 2019) hemos recibido informaciones cambiantes de reorganización del hospital San Pedro de Alcántara que afectaban al servicio de Pediatría, la última de ellas nuestro traslado a plantas del edificio general compartidas con especialidades de adultos. Queremos manifestar nuestra sorpresa e indignación por esta decisión, a hechos consumados, sin ninguna conversación previa en la que hayamos podido dar nuestra opinión fundamentada sobre el deterioro en la calidad asistencial y seguridad de los pacientes que esto supone.

Creemos que la premura, la improvisación y la urgencia con la que quieren realizar esta medida no es buena, estos cambios deben reflexionarse y planificarse de forma adecuada y consensuada con el servicio, con el único fin de mejorar la asistencia pediátrica. Desconocemos cuándo se realizará el traslado del bloque Materno-infantil al nuevo hospital Universitario de Cáceres, pero hasta entonces queremos que la asistencia y el servicio tengan los recursos adecuados para atender a los niños con las garantías necesarias.

La Pediatría es siempre la gran olvidada en la nueva planificación hospitalaria de la ciudad de Cáceres

La Pediatría es la medicina integral del período evolutivo de la existencia humana que abarca desde el nacimiento hasta la adolescencia, etapa cuya singularidad reside en el crecimiento, maduración neurológica, desarrollo biológico, fisiológico y social. Por este motivo los niños necesitan durante su hospitalización el acompañamiento de sus padres y/o cuidadores. Uno de los derechos que incluye la carta europea sobre los derechos de los niños hospitalizados aprobada por el Parlamento Europeo es el derecho a ser hospitalizado junto con otros niños evitando su hospitalización entre adultos.

En el año 1987, hace 32 años, los gestores y profesionales que entonces estaban decidieron que, para mejorar su asistencia, los niños se trasladaban desde el edificio general al nuevo Materno-infantil recientemente construido aunque, evidentemente, su arquitectura se organizó en base a los cánones de la Pediatría del siglo pasado.

El traslado que ahora se nos ha comunicado supone un retroceso de más de 30 años, desapareciendo el concepto de Materno-infantil como bloque independiente y mezclando en una misma planta a niños con unidades de hospitalización de adultos, siendo algunas de ellas Oncología o Trasplante de médula ósea.

Además la organización arquitectónica de estas plantas está diseñada para la atención de paciente adultos, sin posibilidad de contemplar el enfoque de la moderna Pediatría con la integración de las familias y la potenciación de los hospitales de día. Para ello se requeriría una remodelación integral y completa, con una inversión económica que ya se nos ha dicho que no es posible, además de no ser la ubicación adecuada. La vigilancia y monitorización continua de los niños hospitalizados no se puede realizar de manera adecuada con esta estructura propuesta, repercutiendo negativamente en la seguridad del paciente.

Todos estos hechos demuestran que la Pediatría es siempre la gran olvidada en la nueva planificación hospitalaria de la ciudad de Cáceres, circunstancia que se suma a la mínima inversión realizada en el Materno-infantil desde su apertura, recordamos, hace 32 años, y mantenida por las diferentes administraciones. Esto ha conllevado en estos últimos años varios retrocesos que han afectado a la asistencia pediátrica: salida de las consultas externas de Pediatría fuera del edificio Materno-infantil para hacer hueco a otras dependencias, siendo ubicadas en diferentes locales del hospital pero siempre rodeadas de consultas de adultos, cierre de la Unidad de hospitalización de Lactantes con la disminución de seguridad de los pacientes al no permitir una adecuada observación, la Unidad de hospitalización de Aislados/Cuidados intermedios sólo está abierta de manera intermitente a lo largo del año en función de la disponibilidad de personal de enfermería, y la Unidad de Neonatología que requiere una remodelación integral desde hace más de una década tiene una obra proyectada desde hace varios años que no se ejecuta.

Los facultativos del servicio de Pediatría ofrecemos nuestra colaboración, experiencia y conocimientos a los responsables del SES para de manera conjunta, planificada y sin improvisaciones, afrontar esta nueva situación generada con la apertura del nuevo hospital, pero siempre con el objetivo de mejorar la asistencia integral de la población pediátrica porque invertir en la infancia es invertir en un futuro mejor.