Le indemnizan con 13.260 euros al romperse un tobillo en el portal recién fregado de su edificio en Cáceres

La limpiadora no puso un cartel como el de esta imagen. :: hoy/
La limpiadora no puso un cartel como el de esta imagen. :: hoy

Condenan a pagar a la aseguradora de la empresa de limpieza, que no puso un cartel que señalara que el suelo era peligroso al estar mojado

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Una madre de Cáceres salía de su vivienda, por la tarde, con su hijo pequeño cuando resbaló en el suelo mojado del portal y cayó al suelo. Cuando se levantó tenía dificultad para andar, terminando en el servicio de Urgencias de un Hospital de Cáceres, en donde se vio que la lesión era importante ya que se había fracturado uno de los huesos del tobillo derecho.

La mujer se cayó porque las escaleras estaban recién fregadas. El suelo estaba mojado, pero no había cartel o señal alguna en donde se dijera que el suelo era peligroso.

Este accidente ha sido analizado en la sección primera de la Audiencia Provincial, ya que ha sido demandada la compañía de seguros de la empresa de limpieza que había fregado el suelo.

La mujer, que iba con su hijo pequeño cuando se cayó, tardó 255 días en curarse de la fractura

El accidente ocurrió el 22 de enero de 2016, a las cinco menos diez de la tarde. La mujer salió de su vivienda acompañada de su hijo menor de edad. Bajaron por las escaleras hasta el rellano del portal, donde se encuentran el ascensor y la rampa de acceso a la vía pública, y fue en ese lugar en el que resbaló y se cayó.

Sufrió una fractura transindesmal del maleolo peroneo derecho. Al fracturarse esa zona del tobillo tardó en curar 255 días. La lesión se estabilizó el 30 de septiembre de 2016. La mujer lesionada acudió a los tribunales para lograr una indemnización de la compañía de seguros de la empresa de limpieza. El juzgado de primera instancia que vio el caso condenó a la aseguradora a pagar a la accidentada 13.260 euros y las costas causadas. La aseguradora ha recurrido esa sentencia a la Audiencia, que mantiene la indemnización aunque retira que tenga que pagar todas las costas.

Durante los juicios la aseguradora ha dudado de que el accidente tuviera su origen en estar el suelo mojado, al indicar que según el planillo de trabajo de ese día, esas escaleras ya deberían estar secas cuando ocurrió el accidente. Pero los tribunales han indicado que, según las pruebas aportadas por la empresa, el horario de limpieza de los portales puede variar según por donde se empiece.

De todas maneras, para el juzgado de primera instancia y para la Audiencia Provincial está claro que hay testigos suficientes que acreditan que la caída tuvo lugar por estar el suelo mojado. «Las pruebas testificales -dice la sentencia- practicadas en el juicio demuestran, no sólo la realidad de la caída, y del mecanismo causante de la misma, sino también el estado del solado del portal, notablemente mojado y sin que se hubiera señalizado esta circunstancia, lo que conforma un aporte probatorio bastante y suficiente para estimar debidamente acreditado que la causante de la caída fue la conducta carente de diligencia en la limpieza del portal que no quedó seco, al objeto de evitar resultados lesivos».

Para la Audiencia ha quedado más que probada la existencia del nexo causal entre esa omisión y la lesión que tuvo la mujer.

En las dos sentencias también se recalca que no había nada que avisara de que el suelo era peligroso, ya que resbalaba al estar mojado.

En las zonas de supermercados y en la limpieza de otros espacios públicos se suelen colocar avisadores amarillos, para que las personas sepan que deben de andar con cuidado en esa zona mojada. De esta manera evitan caídas que pueden originar graves lesiones, como ha sido este caso, y también futuras demandas en los tribunales.

 

Fotos

Vídeos