Historia olvidada

Historia olvidada
JUAN CARLOS MARTÍN BORREGUERO

El día de hoy, 12 de febrero, trae a mi memoria el olvidado nombre de una de nuestras cacereñas calles. Pues en 1933 se inauguraba el museo de Cáceres en su actual sede del Palacio de las Veletas, aunque arrendado en 1931 no fue comprado hasta 1971.

Ya por 1899 algunos coleccionistas particulares tuvieron la infructuosa idea de crear un museo en nuestra ciudad. Las cosas empiezan a cambiar a partir de 1916. Ese año llega a Cáceres, para tomar posesión de su cátedra, un joven de apenas 25 años, licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Granada; en el ayuntamiento de Córdoba, su ciudad natal, ya había trabajado como archivero-bibliotecario. En 1917 se constituye el primer Patronato del Museo, aunque en esos primeros años funcionó como Museo Arqueológico Escolar compartiendo edificio con el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza, el antiguo Convento de Jesuitas de la Plaza de San Jorge. La pasión por la historia de ese joven le lleva a ser nombrado con 28 años vocal de la Comisión Provincial de Monumentos Histórico Artísticos de Cáceres.

En 1920, la primera comisión en que participa trata el hallazgo del Tesoro de Aliseda que él mismo cataloga y recalcando la importancia del hallazgo, insta a las autoridades judiciales a que se intervenga.

En enero de 1921 es nombrado vocal de la Junta del Patronato del Museo. En febrero, tras la muerte de Sanguino Michel, se le nombra Director del Museo, primero como interino y ya en mayo de forma definitiva, cargo que ocupa hasta 1951 cuando regresa a Córdoba.

Durante los 34 años que estuvo en la ciudad, publicó numerosos libros y estudios sobre el patrimonio de la ciudad y alrededores, e impulsó una gran cantidad de actuaciones tendentes a conservar nuestro patrimonio. ¿Su nombre? Miguel Ángel Ortí Belmonte.