Qué hago con mi mascota esta Semana Santa

Francisco Díez con varios perros en su hotel de mascotas de la carretera de Malpartida. :: LORENZO CORDERO/
Francisco Díez con varios perros en su hotel de mascotas de la carretera de Malpartida. :: LORENZO CORDERO

Las adopciones se han incrementado y la sensibilización ante el maltrato y abandono de animales es hoy mayor

LAURA ALCÁZAR CÁCERES.

La protectora de animales de Cáceres lo tiene claro: en vacaciones abandonar a un perro o un gato no tiene excusa. «Cuando uno asume la responsabilidad de cuidar a un ser vivo, consciente de los cuidados que necesita y con una esperanza de vida media de 15 años, debe saber que se encontrará con muchas situaciones que ha de tener previstas, buscando alternativas posibles a los problemas», declara Isabel Alcalá, vicepresidenta de la protectora, que se muestra tajante con el abandono de animales.

Con las vacaciones de Semana Santa ya encima, las familias con animales de compañía tienen que prever a cargo de quién dejan a sus mascotas si no pueden llevarlas consigo fuera de la ciudad. Desde la protectora recomiendan hacer uso de las residencias caninas y recurrir a familiares y amigos si tienen perros. Mientras, si la mascota es un gato aconsejan no alterar sus rutinas diarias «pues no lo llevan bien». «Es preferible -advierten- contar con vecinos o amigos que puedan ir una vez al día a casa y darle unas caricias, comprobar que tiene agua fresca y comida, y un arenero limpio». Este tipo de cuidados serán menos estresantes para el gato que un cambio de domicilio «aunque igualmente sufrirá soledad».

Viajar con tu perro

«Redoblamos la limpieza en los apartamentos para asegurarnos de que no queda ningún pelo»

La protectora viene observando que cada vez son más los hoteles y alojamientos turísticos que admiten mascotas. «Todo pasa por tener a nuestro perro bien educado, de modo que podamos ir con él a todas partes y no sea un inconveniente para la convivencia», señala Alcalá. Así, son muchas las familias que optan ya por disfrutar de las vacaciones sin separarse de sus animales de compañía.

En Cáceres, Jorge Villar gestiona diez apartamentos turísticos en el entorno de la Ciudad Monumental. Sus alojamientos son 'pet friendly', es decir, las mascotas son bienvenidas. «Aceptamos cualquier tipo de mascota siempre que estén muy bien educadas, porque nosotros no podemos decidir quién forma parte de la familia del cliente», sostiene el empresario cacereño. No obstante, recalca que cada vez que una familia con mascota finaliza su estancia, redoblan la limpieza del alojamiento «para asegurarnos que no queda ningún pelo en el apartamento», remarca. Asegura que «jamás» han tenido ningún problema con los animales de sus huéspedes, y comenta como anécdota el caso de una pareja y sus hijos que se hospedaron con una pecera. «¡Hacían pausa de camino a Andalucía y no se atrevieron a dejar los peces a cargo de nadie en el tórrido verano madrileño!».

En un punto intermedio está el hotel NH Palacio de Oquendo, situado en la Plaza San Juan. Por política del grupo, sólo algunos hoteles de la cadena que disponen de grandes espacios y habitaciones acondicionadas, alojan a clientes con mascotas. El hotel cacereño, sin embargo, admite animales «de forma puntual, en casos muy concretos y siempre bajo petición del cliente con suficiente antelación», subraya su directora, Felisa Acedo. El hotel sí cuenta con habitaciones para uso de huéspedes que se valen de perros guías. «Tenemos dos adaptadas a clientes con necesidades visuales, pero más allá de esas dos habitaciones, no podríamos ofrecer más disponibilidad», matiza.

Lujo para mascotas

Entre las opciones cada vez más demandadas por los dueños de perros se encuentran los llamados hoteles para mascotas, algunos con servicios de lujo para el bienestar de los canes. En Cáceres abrió en 2015 un establecimiento de «ocio y relax» para mascotas situado en la carretera de Malpartida. El hotel tiene un sistema de climatización en su nave para que los 'boxes' en los que se alojan los perros dispongan de calefacción en invierno y aire acondicionado en verano. Cuenta con servicio de peluquería, guardería y piscina con tratamiento de hidroterapia, indicada para perros con artritis, obesidad y además para aquellos que necesitan recuperar movilidad a causa de algún accidente. Las familias pueden bañarse en la piscina con sus perros y comer en la cafetería-restaurante. Y sus hijos jugar en la zona infantil de columpios. El responsable del centro, Francisco Díez, afirma que en vacaciones cuelgan el cartel de completo, llegando incluso a tener lista de espera. «Cada día hay más clientes nuevos, viene también gente de fuera, turistas que pasan por Cáceres y dejan durante un día aquí a su mascota». El centro colabora con protectoras de la ciudad que hacen uso de las instalaciones y servicios del hotel a un precio simbólico.

Concienciación

Desde la protectora de animales de Cáceres lamentan que el abandono de animales no haya decrecido y se siga superando anualmente la cifra de los 400 abandonos. No obstante, sí han notado un incremento de adopciones motivado por las campañas de concienciación que mueven las redes sociales y la sensibilización ciudadana. «La tolerancia general ante el maltrato y abandono es menor ahora -resalta Isabel Alcalá-, las denuncias están aumentando y debe ser así para que poco a poco no sea tolerable ni el abandono ni el maltrato». La cifra de animales abandonados es poco precisa, según la protectora, porque muchos particulares y colectivos recogen animales sin dejar constancia en ningún registro. A estos se sumarían los que mueren en el campo, son atropellados o sacrificados por sus propietarios para evitar asumir su cuidado.

En cuanto a los motivos que llevan a una familia a abandonar a un animal, la protectora insiste en que no debería existir razón alguna «pues partimos de la base de que es un delito». «Cuando una familia cambia de opinión, debe buscar la solución menos perjudicial para el animal, a través de asociaciones o por sí mismos, siempre con el compromiso por parte del posible nuevo dueño, de que el animal no sufra cambios constantes y acabe en una perrera tristemente», indican. La legislación ha endurecido las penas por delitos de abandono animal, con multas de uno a seis meses.

Más