La futura residencia de estudiantes en Nuevo Cáceres encalla

Terrenos en los que estaba prevista la residencia de estudiantes. :: hoy/
Terrenos en los que estaba prevista la residencia de estudiantes. :: hoy

El concurso convocado por el Ayuntamiento se declarará desierto tras no concurrir ni siquiera la empresa que había presentado el proyecto

MANUEL M. NÚÑEZCÁCERES.

Ninguna empresa se ha mostrado interesada en adjudicarse el proyecto para la puesta en macha de una residencia de estudiantes en la barriada de Nuevo Cáceres. El Consistorio cedió el terreno municipal para llevar a cabo la iniciativa el pasado mes de febrero y a la vez abrió un concurso público. El mismo ha quedado desierto, confirmó ayer el Ayuntamiento, al no haber llegado en plazo ninguna oferta. Ni siquiera la empresa que inició el proceso con su presentación en el registro ha dado el paso de concurrir, según diversas versiones, al no resultarle rentable la inversión si no se daba cierta flexibilidad al uso de los terrenos. En Urbanismo se ha defendido el planteamiento de que, con independencia de la marcha del mercado, el suelo debía destinarse a una residencia estudiantil y no a otros fines.

La noticia sobre la construcción de esa infraestructura surgió en julio de 2018. La tramitación del expediente se aprobó por unanimidad en el pleno de la Corporación. La idea partió de ICR Projet Manager, una mercantil vinculada a la explotación del parking Primo de Rivera, tal y como corroboró su administrador, Javier Ovalle. «Ofreceremos estancia de calidad en unas instalaciones modernas, con espacios comunes y gastos compartidos a esos estudiantes que están viviendo en pisos antiguos de Cáceres», avanzó Ovalle entonces. La inversión total se acercaba a los seis millones de euros, en concreto, 5,7 millones para un total de 288 plazas.

LOS DATOS

uProyecto
Se registró en mayo de 2017. Se aprobó por unanimidad en julio de 2018. La licitación se inició en febrero y se suspendió más tarde por un recurso.
uPlazas
288 plazas de estudiante, en una parcela de 10.455 metros cuadrados entre las calles Pierre de Coubertin y Ronda de la Pizarra. Concesión por 55 años.
uInversión
5,7 millones.
uDesierto
El plazo acabó sin ofertas el pasado día 2.

El suelo sobre el que debía levantarse es de titularidad pública y cuenta con una superficie de 10.455 metros cuadrados, entre las calles Pierre de Coubertin, Ronda de la Pizarra y Juan Solano Pedrero. El Consistorio cedía unos 5.000 metros, que son los que se requerían para articular una propuesta que entró en el registro en mayo de 2017. Estaba previsto un edificio de tres alturas, con un aparcamiento subterráneo d e 30 plazas. La obra debía durar dos años y medio. El pago anual del canon se elevaba a 6.661 euros y la concesión iba a ser por 55 años.

Aunque no hubo apenas debate sobre la puesta en marcha del expediente y todos los grupos se pronunciaron a favor en su día, el concejal de Ciudadanos Antonio Ibarra se ausentó de las votaciones para evitar un conflicto de intereses. Ibarra es socio en ARC del arquitecto Eduardo Reveriego, que dirigió el proyecto.

Era, por tanto, una iniciativa privada sobre la que se debía abordar la viabilidad. Aunque la presentaba ICR Projet Manager SL, una mercantil con sede en Valladolid relacionada con el parking de Primo de Rivera, en la documentación que llegó al Ayuntamiento también aparecía otra empresa: Residencia Universitaria Pierre de Coubertin SL. La misma está registrada en Madrid y se constituyó con 3.000 euros de capital social en abril de 2018.

Tras abrir el concurso el Consistorio en febrero de 2019, esta sociedad presentó alegaciones. Fueron resueltas en una de las últimas resoluciones de Alcaldía del anterior equipo de Gobierno del PP, el 23 de mayo. Se modificó el pliego de cláusulas administrativas y se reinició la licitación. Era un procedimiento abierto de concesión. El plazo para presentar ofertas terminó el pasado día 2.

Para el próximo lunes 16 está previsto convocar mesa de contratación bajo la presidencia de la concejala de Comercio, María Ángeles Costa. En ella se declarará desierto el concurso de manera oficial.

El Consistorio no ha avanzado si convocará una nueva licitación, pero se muestra abierto a ello si alguna empresa expresa su interés en desarrollar el proyecto. El mismo tendría que cumplir la normativa urbanística en vigor. De esta forma se descarta que además de residencia de estudiantes pueda permitirse a largo plazo un uso distinto, por ejemplo una residencia de ancianos.