El fiscal mantiene la petición de cárcel para seis trabajadores del Centro Público de Educación Especial de Cáceres PROA

Visto para sentencia el juicio por un supuesto caso de no atender a un discapacitado, cuyos padres aseguran que se lesionó en el centro

SERGIO LORENZO CÁCERES.

Ayer quedó visto para sentencia el juicio a seis trabajadores del Centro Público de Educación Especial de Cáceres PROA.

El juicio ha tenido lugar en el Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres durante dos días: el 17 de diciembre de 2018 y ayer, 18 de enero de 2019.

Los seis trabajadores se sentaron en el banquillo por lo que le ocurrió, el 18 de septiembre de 2014, a un discapacitado intelectual que tiene 20 años, y que ha estado atendido en PROA durante 12 años, desde que tenía 8 años.

Según los padres del joven, él estaba bien cuando a primera hora de la mañana fue una furgoneta contratada por PROA a recogerle, a su casa en Arroyo de la Luz; pero cuando regresó a primera hora de la tarde, el joven tenía mucho dolor en el pie izquierdo. Se había fracturado el tobillo.

Acusación

El abogado de la familia, Enrique Pont, aseguró en el juicio que los trabajadores desatendieron al joven, sabiendo que se había lesionado, hasta el punto de que no podía andar y cinco personas le metieron en la furgoneta. La acusación particular solicitó una pena de tres años de prisión para cada uno de los acusados. El ministerio fiscal mantuvo su petición de dos años y medio de prisión para cada uno; mientras que el abogado de la defensa, Emilio Cortés, solicitó la absolución.

Los acusados declararon en el juicio que el joven no se lesionó mientras estuvo en el centro, lo que fue apoyado por el resto de los trabajadores que testificaron en la vista oral. Todos señalaron que el joven tenía una enfermedad degenerativa, siendo sus condiciones físicas cada vez peores desde que empezaron a atenderle a los ocho años. Emilio Cortés recalcó que además estaba tomando un fármaco muy fuerte que le producía descalcificación de los huesos.

 

Fotos

Vídeos