La Feria Rayana apuesta por la alimentación saludable y la cultura

Autoridades de los pueblos participantes, en la presentación. :: L. c./
Autoridades de los pueblos participantes, en la presentación. :: L. c.

Se celebrará del 17 al 21, en Idanha-a-Nova, e incluye diferentes actividades de cultura, gastronomía y música

CRISTINA SÁNCHEZCÁCERES.

La nueva edición de la Feria Rayana girará en torno al fomento de los productos de calidad y la alimentación saludable. Así lo han anunciado los alcaldes de Moraleja e Idanha-a-Nova, que destacan no solo la faceta cultural del acontecimiento, sino también su carácter reivindicativo para poner en valor a ambos territorios.

La XXIII Feria Rayana, cuyo lema este año es 'Productos de la Tierra', centrará sus actividades en las prácticas alimentarias saludables. Entre otros, se ha organizado un foro de alimentos sostenibles, un congreso internacional de bio-regiones, talleres gastronómicos o demostraciones de maquinaria. Por otro lado, se instalarán más de 150 expositores con el objetivo de conocer los productos típicos de ambas localidades. Además, destacan los conciertos que tendrán lugar cada día, entre los que se encuentran géneros como el flamenco o el fado. Participarán grupos tanto españoles como portugueses, como Miguel Araújo, UHF o Idanha Rock.

El alcalde de Moraleja, César Herrero, destacó la apuesta por las buenas relaciones transfronterizas «como pilar fundamental para el desarrollo de la zona», así como la necesidad de que se complete la autovía que pasa cerca de ambas localidades y de que las autoridades presten atención a la despoblación que sufren estas zonas. Armindo Jacinto, alcalde de Idanha-a-Nova, considerada Bio-región, subrayó su deseo de colaborar para que Moraleja también obtenga dicha categoría.

La cita, que se celebra todos los años impares en Idanha-a-Nova y los pares en Moraleja, tendrá lugar entre los días 17 y 21 de julio en el municipio portugués, que cuenta con un valioso patrimonio cultural y que fue elegida Ciudad Creativa de la Música en 2015 por la Unesco.