Las familias gestionan los comedores en nueve de los 16 colegios públicos de Cáceres

El alumnado del colegio público Cervantes cuenta con un comedor que gestiona directamente la consejería de Educación. :: Jorge rey/
El alumnado del colegio público Cervantes cuenta con un comedor que gestiona directamente la consejería de Educación. :: Jorge rey

Un total de 636 niños almuerzan cada día en los centros educativos, 550 de ellos de forma gratuita

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Nadie duda ya de que los centros educativos son mucho más que lugares donde los niños van a aprender y a adquirir conocimientos académicos. La vida familiar, que se ha ido complicando exponencialmente en los últimos tiempos ha obligado a que los colegios tengan que dedicar espacios a la conciliación. El horario de nueve de la mañana a dos de la tarde, tiempo lectivo, se ha visto ampliado: aulas matinales, vespertinas, extraescolares o comedor «cubren» a las familias.

Más información

Pero, a diferencia de los servicios educativos, que sería impensable que fueran gestionados de manera externa a la consejería de Educación, la parte de conciliación aún está lejos de ser un aspecto exclusivamente en manos de lo público. La Junta de Extremadura gestiona directamente solo siete de los dieciséis colegios públicos de la ciudad, lo que supone un 44% del total de centros educativos. Esta situación hace que en nueve centros públicos tengan que ser las Asociaciónes de Madres y Padres (AMPA) las que gestionen directamente este recursode forma independiente, con libertad a la hora de autogestionarse, un argumento que puede gustar a una parte de los padres, pero que sin duda supone un lastre para la gestión de asociaciones que funcionan de forma voluntaria. La Junta permite también la gestión a entidades como ayuntamientos, pero en Cáceres no hay ningún comedor escolar que cuente con gestión municipal.

De los siete colegios públicos de la ciudad en los que la consejería de Educación sí gestiona el comedor (el Extremadura, Cervantes, Gabriel y Galán, Rivera del Marco, Alba Plata, Donoso Cortés y Proa) solamente éste último, el Proa cuenta con gestión directa, es decir, se cocina 'in situ' y las personas responsables son empleadas de la propia consejería de Educación. El resto, reciben la comida a través de caterning que llegan de dos empresas: Mediterránea y Caterex, ambas ubicadas en la región, en Badajoz y que se encargan de llevar diariamente los alimentos a los centros.

Según los datos que aporta la Consejería de Educación, 636 niños almuerzan en comedores escolares de centros educativos de la ciudad de Cáceres y 550 de ellos lo hacen de forma gratuita. Esa gratuidad en el servicio se extiende también a los usuarios de comedores organizados por las AMPAS, puesto que la Junta ofrece becas para todas las familias con necesidades económicas concretas por rentas bajas. Por ejemplo, las familias con cuatro miembros tienen un tope de máximo de 15.222 euros de ingresos, y las de cinco de 18.471. Según precisa Educación el precio de cada uno de los menús es de 4,20 euros al día.

Para que los los centros educativos públicos puedan ceder las competencias sobre sus comedores ha de hacerse esta solicitud vía Consejo Escolar, que previamente ha de tomar la decisión. La Consejería de Educación y Empleo evalúa luego la viabilidad. Se pide que el comedor cuente con un mínimo de 15 niños y niñas interesados en hacer uso de este servicio complementario de la Administración regional.

Caterings

A diferencia de lo que sucede en algunas escuelas rurales, en las que se hace de comer específicamente para los niños del centro en cocinas propias, la mayor parte de los colegios requieren los servicios de empresas de catering.

El hecho de que los recintos educativos no cuenten con cocinas se debe a que la necesidad de que los niños se queden a comer en la escuela es relativamente reciente, es decir, que cuando se construyeron muchos de los colegios en funcionamiento actualmente, todo el alumnado comía en casa. De hecho muchos colegios han tenido que reformar y adaptar espacios para habilitarlos como comedores. En la mayoría de ellos solo disponen de frigoríficos, lavaplatos y microondas.

La mayor parte de los centros educativos de la ciudad utilizan dos empresas que cocinan sus platos en Cáceres, como son Cátering Pajuelo y Bravo. Hay una considerable diversidad en cuanto a la forma de gestión, pero en numerosas ocasiones además de contratar los alimentos se cuenta con empresas con monitores para servir la comida.

En los comedores de los colegios concertados también se utilizan los servicios de cátering, aunque suele ser el propio centro el que se encarga de su organización, sin mediación de las asociaciones de madres y padres. Licenciados Reunidos cuenta con una cocina propia donde se elaboran todos los alimentos. Según la información de su web el precio diario por usar el comedor es de siete euros.