Un fallo en las expropiaciones dificulta el montaje de vía de Cáceres a Plasencia

Tramo del AVE al norte de Cáceres, donde está previsto el acopio de balasto./Lorenzo Cordero
Tramo del AVE al norte de Cáceres, donde está previsto el acopio de balasto. / Lorenzo Cordero

Adif busca soluciones para el acopio de balasto para que los trabajos se lleven a cabo dentro de los plazos previstos

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Una obra como la línea extremeña de alta velocidad está plagada de dificultades. Problemas con las constructoras, restricciones presupuestarias, complicaciones en puentes y túneles, cambios en el proyecto... Todo eso se ha superado y las obras están prácticamente terminadas entre Badajoz y Cáceres y muy avanzadas hasta Plasencia. Pero ahora se suma un nuevo inconveniente para el montaje de vía.

Más información

Un error en las expropiaciones condiciona el inicio de los trabajos. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif AV) reconoce el problema, pero afirma que trabaja en las soluciones para que el próximo año pueda circular un tren de altas prestaciones.

Adif AV adjudicó en enero a la empresa Vías y Construcciones los trabajos de montaje de vía entre Cáceres y Plasencia por 17 millones de euros. El contrato se formalizó el 20 de marzo y tiene un plazo de ejecución de once meses. Al mismo tiempo, la entidad acordó la compra de carril, traviesas y balasto por 63 millones de euros. Con esto se complementaría la instalación entre Cáceres y Badajoz a la espera de los ramales de acceso a las ciudades.

Para ello, Adif AV inició en diciembre el proceso de expropiaciones para el acopio de balasto. Se trata de la piedra que se sitúa entre las vías para distribuir las cargas y absorber las vibraciones. Para facilitar su distribucion en el trazado hasta Plasencia, se planteó la ocupación de cuatro parcelas a lo largo del recorrido, a la que se sumaba una quinta para los trabajos del ramal sur de Cáceres.

El levantamiento de actas previas, primer paso para la expropiación, tuvo lugar en febrero. Sin embargo, aunque el proyecto recogía la ocupación de una parcela al norte de Cáceres, en el trámite de exposición pública y citación a los propietarios no se incluyó esta propiedad por error y solo se contempló la necesaria para el ramal sur.

Advertido el fallo, Adif AV inició el procedimiento para incluir esta parcela en la relación de bienes y derechos afectados por las obras. El pasado jueves se inició el proceso expropiatorio con la publicación del correspondiente anuncio en el Boletín Oficial del Estado. La citación para el levantamiento de actas previas es para el 30 de mayo.

Una parcela imprescindible

Según recoge la documentación de este expediente, esta parcela «es imprescindible para el acopio de balasto para el montaje de vía» entre Cáceres y Plasencia.

Esto se debe a la forma en que se realizan los trabajos de montaje. Primero se extiende una capa de balasto, después se colocan las traviesas y a continuación se instala el carril. El siguiente paso es el riego de balasto para rellenar el espacio entre las traviesas y los carriles. Este trabajo se realiza con trenes tolva, que van pasando por las vías ya colocadas para dejar caer la piedra.

En este caso, está previsto que los trenes carrileros accedan al tramo por la conexión situada en la entrada norte de Cáceres. La parcela de acopio pendiente de expropiar está a dos kilómetros al norte de este punto, y la siguiente se encuentra 13,5 kilómetros más hacia Plasencia.

La norma de Adif sobre montaje de carril establece que la vía puede estar ensamblada sin arropar con balasto hasta un máximo de 4,86 kilómetros, que es la longitud de un tren carrilero. De esa forma, no se considera aceptable que haya que circular más de 15 kilómetros por una vía sin terminar para recoger la piedra, regresar al punto de salida y extender el balasto.

Las obras de plataforma aún no han concluido en las inmediaciones de Plasencia, pero Adif AV anunció que el montaje comenzaría por Cáceres para ganar tiempo y cumplir el compromiso de que haya un tren rápido en circulación el próximo año. Pero esos trabajos ahora se ven condicionados. La entidad señala que trabaja en varias soluciones, entre las que se encuentra el alquiler temporal de la parcela por parte de la empresa adjudicataria del suministro de la piedra.