Un motorista de 35 años pierde la vida en La Mejostilla

Lugar del accidente, en la calle Ana Mariscal, en donde perdió la vida Juan Francisco Bermejo./J.REY
Lugar del accidente, en la calle Ana Mariscal, en donde perdió la vida Juan Francisco Bermejo. / J.REY

Juan Francisco Bermejo, casado y con dos hijas, chocó contra la mediana de la calle y se golpeó la cabeza en la caída

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

«Estaba bajando el toldo de la terraza cuando escuché un golpe muy fuerte. Miré y él estaba tirado en la calle y a un lado la moto. Bajé, apagué la moto y le atendí con otros vecinos, mientras otra vecina cortaba el tráfico. La gente llamó al 112. Yo le decía, 'tranquilo. Estamos contigo'. Yo creo que no estaba consciente. Su esposa le decía, '¡no me vayas a dejar sola!». Así cuenta Isabel, vecina de la calle Ana Mariscal, el accidente mortal que tuvo lugar en esta calle de La Mejostilla, pasadas las ocho y media de la mañana de ayer.

Juan Francisco Bermejo Martín, de 35 años, se encontró con la muerte en un accidente que según los testigos presenciales fue el resultado de la mala suerte.

Él hizo lo que otras mañanas. Salió con su mujer Elena y sus dos hijas (de 3 años y poco más de un año), de su casa situada unos metros del lugar del accidente, en la calle Gonzalo Mingo. Ellas van en su coche rojo a dejar a la mayor en el colegio Diocesano, y él toma el mismo camino en su moto, una scooter. Una vez que llegan al colegio, él se despide de ellas y se marcha a su trabajo, en el restaurante Albalat, en la avenida Ruta de la Plata. Sus jefes y compañeros estaban ayer destrozados tras conocer la noticia.

«Tenía el casco bien puesto, pero no le libró del golpe mortal»

«Tenía el casco bien puesto, pero no le libró del golpe mortal» Juan Cambero Presidente de ARA

Ayer la costumbre se convirtió en tragedia, ya que al llegar a la altura del numero 9 de la calle Ana Mariscal, él perdió el control de la moto, que colisionó con el bordillo de la acera de la mediana, cayendo de cabeza sobre el asfalto.

Los testigos presenciales aseguran que el scooter no iba deprisa. «Ha sido mala suerte. Perdió el control de la moto, dio con el bordillo, se cayó y se golpeó mal en la cabeza», indicaba el trabajador de limpieza de Conyser Andrés Belsor, que presenció el accidente.

Juan Francisco Bermejo era jefe de sala del Restaurante Albalat y cortado profesional de jamón
Juan Francisco Bermejo era jefe de sala del Restaurante Albalat y cortado profesional de jamón

En el mismo lugar hay una empresa que regenta Juan Cambero, presidente de la Asociación ARA, que es técnico de ambulancias del 112. Pese a sus conocimientos, no pudo hacer nada. «Estuve ayudando a mis compañeros del 112. Estaba sin sentido, porque el golpe había sido muy fuerte en la cabeza. Tenía bien puesto el casco, pero no le libró. Era un golpe grave, porque estaba sangrando por los odios. Ha tenido muy mala suerte. Una pena».

«Hemos cerrado el restaurante porque no podemos trabajar. Ha sido un golpe muy fuerte, todos le queríamos mucho. Era muy buena persona»

«Hemos cerrado el restaurante porque no podemos trabajar. Ha sido un golpe muy fuerte, todos le queríamos mucho. Era muy buena persona» Manuel Espada Restaurante Albalat

En el restaurante Albalat, su jefe Manuel Espada estaba desolado al igual que sus compañeros que estaban llorando. «Era muy buena persona y muy buen profesional. Él siempre hacía lo mismo. Acompañaba a su mujer y a las niñas al colegio y luego venía a trabajar, y estábamos esperando a que viniera para que nos contara cómo se lo habían pasado en Tarragona, en donde había estado el fin de semana en una boda. Es terrible». Acudió a la boda con su otro jefe y amigo Juan Miguel Palacios.

Los dueños de Albalat decidieron cerrar al conocer el suceso
Los dueños de Albalat decidieron cerrar al conocer el suceso

Manuel Espada decidió cerrar ayer y hoy el restaurante. «No podemos trabajar. Ha sido un golpe muy fuerte», aseguraba ayer consternado.

La muerte de Juan Francisco Bermejo conmocionó ayer a muchas personas de Cáceres que le conocían. Había trabajado en la carnicería Mostazo de la calle Obispo Segura Sáez, pero al abrir hace un año y medio Albalat se incorporó al restaurante. Cortador profesional de jamón, quien le conocía alababa ayer su profesionalidad y su sentido del humor. La misa funeral será a las once de esta mañana en la parroquia de San Blas.

Segundo accidente mortal

Este es el segundo accidente mortal de moto en la calle Ana Mariscal, en los últimos 16 años. El primero ocurrió el domingo 3 de febrero de 2002, cuando un joven de 26 años, que conducía un ciclomotor, colisionó contra un camión que estaba estacionado a la derecha. El joven, que regresaba a su casa, en la calle Simón Benito Boxoyo, no llevaba el casco puesto.

El 5 de febrero de 2014 se produjo un grave accidente en esta misma calle, cuando una joven de 24 años fue atropellada en un paso de peatones por un autobús urbano.

Los vecinos de la calle han pedido que pongan reductores de velocidad, aunque el accidente mortal de ayer según los testigos no puede achacarse a esta circunstancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos