El Estado debe pagar 40.000 euros a una joven que resbaló en el Palacio de Justicia de Cáceres

Este es el lugar del accidente, en el pasillo central del Palacio de Justicia. :: HOY/
Este es el lugar del accidente, en el pasillo central del Palacio de Justicia. :: HOY

Se destrozó una muñeca al caer en el suelo de pizarra mojado, que tras el accidente fue pulido

SERGIO LORENZOCáceres

Cuando en el año 2000 los ciudadanos empezaron a utilizar el nuevo Palacio de Justicia de Cáceres, hubo quienes se sorprendieron por su suelo de pizarra, ya que era irregular, difícil de limpiar y si estaba mojado... resbalaba. El tiempo les ha dado la razón. Ahora el Estado tiene que indemnizar con 40.248 euros a una joven que resbaló con su suelo mojado y se destrozó una muñeca.

La sentencia, de la Audiencia Nacional, es reciente; pero la caída ocurrió hace algo más de cinco años; concretamente el 6 de marzo de 2013, día lluvioso en Cáceres, con seis litros por metro cuadrado según las estadísticas oficiales.

A las nueve de la mañana, después de pasar por el arco de seguridad, entró una joven de 26 años, que era trabajadora de limpieza del Colegio Licenciados Reunidos. El suelo estaba mojado y al ir al gran panel rojo de información que se encuentra en la entrada, la joven se resbaló. El vigilante de seguridad que fue a ayudarla declaró sobre el accidente: «Cayó sobre el pavimento de lado y apoyando las manos. Cuando fuimos a auxiliarla, nos dimos cuenta de que una de sus muñecas, con la que había impactado en el suelo, estaba completamente desfigurada y torcida hacia un lado».

La joven estuvo ingresada en el hospital cinco días, luego en situación de incapacidad laboral transitoria 17 meses. El 5 de agosto de 2014 el Equipo de Valoración de Incapacidades indicó que había tenido una fractura conminuta de extremidad articular del radio derecho, que le había originado una disminución de la movilidad mayor del 50%, dolorosa, pérdida de fuerza, afectando al manejo de cargas con la mano derecha. Se le calificó como incapacitada permanente, en grado total, esperando que tuviera mejoría antes de dos años. En agosto de 2014 se le reconoció una incapacidad permanente total para su profesión, dándole una pensión de 447 euros mensuales con 14 pagas anuales.

Ella pidió al Ministerio de Justicia una indemnización de 57.000 euros, que le negaron, por lo que acudió a los tribunales.

La Audiencia Nacional considera ahora que el Estado debe pagarle 40.248 euros, ya que aunque estaba el suelo mojado no se habían colocado señales avisando del riesgo de caídas. Indica que había goteras motivadas por el techado de cristal, y que tampoco existían paragüeros ni alfombras o felpudos que evitaran la acumulación del agua.

Un trabajador del Punto de Información confirmó que algunos ciudadanos se habían quejado con anterioridad de haberse caído también. Tras el accidente, el suelo dejó de causar problemas una vez que se pulió, para lograr que fuera más firme.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos