Otro error en Contratación obliga a anular el concurso de la sala de tiro con arco

Vista exterior del complejo deportivo Ramos Guija en Cáceres el Viejo. :: hoy/
Vista exterior del complejo deportivo Ramos Guija en Cáceres el Viejo. :: hoy

Ya es el tercer proceso de licitación del que debe desistir el Consistorio en menos de dos meses, con el consiguiente retraso del proyecto previsto en Cáceres el Viejo

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Se anunció en diciembre, se licitó en mayo y se anula en julio. Vuelta a empezar y retraso sobre retraso para los vecinos de Cáceres el Viejo, que tardarán varios meses más de los esperados en tener su anhelado módulo cubierto de tiro con arco. El Ayuntamiento lo presupuestó en unos 100.000 euros, exactamente fueron 99.906 con los que se puso en marcha el proceso para licitarlo. Sin embargo, un nuevo error en el procedimiento municipal de Contratación ha supuesto que el alcalde, Luis Salaya, firmase el pasado día 5 una resolución en la que se dictaba el desistimiento. Es decir, el Consistorio anula esa contratación y se verá obligado a iniciar una nueva. Lo hace al haberse advertido «infracciones» que se consideran «insubsanables», tal y como advierte la Secretaría General en su informe.

No es la primera vez que ocurre. De hecho, han sido varios los casos que se han producido ya. En menos de dos meses se contabilizan tres. El pasado 22 de junio este diario ya informó de que el Ayuntamiento anuló la adjudicación del programa Las Noches del Baluarte tras advertir el área de Intervención que una misma persona estaba tras la administración de dos de las empresas que concurrieron. Esa anulación afecta a uno de los grandes referentes del verano en la capital cacereña, un ciclo de actuaciones musicales, de humor... que se celebran cada sábado del mes de agosto en el Baluarte de los Pozos.

Tras la información de HOY, el propio alcalde mostró su voluntad de analizar «la situación para ver si da tiempo todavía a sacar otro» concurso. Se comprometió a un procedimiento «limpio» y en el que no se produjesen de nuevo errores. «Nuestra idea es que se mantenga esta oferta cultural y tenemos que garantizar que el proceso sea limpio, con todas las garantías», avanzó Salaya. El viernes se anunció la nueva adjudicación.

Antes de ello, en mayo, el Ayuntamiento, todavía con el PP en el Gobierno, se vio obligado a reiniciar otro concurso. Es uno de los más importantes de la casa por su importe, nada menos que 11 millones de euros. Corresponde al contrato de limpieza, conservación y vigilancia de centros municipales. Estaba dividido en cuatro lotes y la duración era de tres años con prórrogas adicionales. La Secretaría municipal también aludió en ese caso a deficiencias e infracciones en el proceso consideradas «insubsanables». Lo hizo al atender las tres reclamaciones presentadas por la Asociación de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser) y que obligaron a rectificar los pliegos. En el caso de la sala cubierta de tiro con arco de Cáceres el Viejo, se da la particularidad de que fue la llamada de un licitador la que puso sobre el aviso del error al Ayuntamiento. En concreto, la deficiencia encontrada se localiza en el apartado de los pliegos relativo a los criterios de valoración de las mejoras. Se puntuaban hasta 10, pero se observaba «falta de determinación de la cuantía económica de cada una de ellas». La resolución de Alcaldía deja de manifiesto que el director del área de proyectos estratégicos municipal reconoce que el proyecto técnico se redactó sin conocer que se iban a requerir mejoras. Según el dictamen jurídico, la contratación no cumple los presupuestos legales exigidos. A su vez, se remarcan «infracciones de normas reguladoras», que afectan a los criterios de adjudicación y «son insubsanables», reitera.

El desistimiento no impedirá abrir otra vez la contratación, aunque, eso sí, será inevitable el retraso. A los cinco meses de ejecución de la obra se sumará el inicio de la licitación y posterior adjudicación del contrato. Otro de los contratos que tuvo que anular el Ayuntamiento fue el del matadero municipal a finales de 2018.

Más