El equipo de Primeros Pobladores reanuda las excavaciones en Santa Ana

Trabajos arqueológicos en la cueva de Santa Ana, en terrenos del Cefot, en una imagen de archivo. :: hoy/
Trabajos arqueológicos en la cueva de Santa Ana, en terrenos del Cefot, en una imagen de archivo. :: hoy

La cueva acogerá a partir de hoy a un grupo de 15 investigadores comandado por los arqueólogos Toni Canals y Eudald Carbonell

FRANCIS GONZÁLEZ CÁCERES.

Vuelven los trabajos de arqueología a la cueva de Santa Ana, ubicada en el Cefot de la capital cacereña. A partir de hoy, 1 de septiembre, el equipo de Primeros Pobladores de Extremadura reanudará su investigación en este singular emplazamiento. El grupo permanecerá con la excavación durante 15 días bajo la dirección de los arqueólogos catalanes Toni Canals y Eudald Carbonell.

Un total de 15 personas serán los que trabajarán en la gruta. Canals destaca a este periódico el interés que despierta la excavación de Santa Ana porque su equipo lo integran investigadores de procedencias muy diversas. El arqueólogo explica que con él vendrán estudiantes de Andalucía, Euskadi, Extremadura, Cataluña o Portugal con los que ha contactado a través de foros de arqueología.

«Santa Ana pertenece al periodo Pleistoceno medio, por lo que puede tener una antigüedad de entre los 600.000 y los 800.000 años. Es una de las cuevas más antiguas de toda la Península», afirma mientras especifica que es «la única gruta en la que había herramientas muy bien elaboradas en el sudeste peninsular». Canals fundamenta el atractivo de este trabajo para los estudiantes porque no es habitual que estos asistan a excavaciones en zonas de tanta antigüedad.

Toni Canals Arqueólogo «La de Santa Ana es una de las cuevas más antiguas de toda la Península, con más de 600.000 años»

Primeros Pobladores de Extremadura comenzó a investigar en Santa Ana en 2001. Entonces encontraron un hacha de mano de gran tamaño muy bien conservada, aunque no fue hasta el año 2014 cuando la investigación dio un giro tras el hallazgo de restos fósiles de animales. Los trabajos del pasado año fueron «un poco raros» por cambios en el equipo, indica Canals. En 2016 acudió a la cueva ubicada en los terrenos del Cefot con una decena de investigadores, cuando suele hacerlo con 15.

Este arqueólogo catalán se queja de que todos los años tiene los mismos problemas y no se solucionan. A la falta de recursos humanos que sufrió el pasado año hay que añadir el problema económico. «El dinero llega donde llega», afirma. Aunque le gustaría una mayor implicación de las instituciones en el proyecto, cuenta con el respaldo de la Diputación de Cáceres, la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona y el Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres, que les cede el alojamiento para todo el equipo en los quince días que estarán en la zona.

Después de 16 años, ya se trata de una costumbre que el arqueólogo catalán excave en Santa Ana cada verano.

Los arqueólogos catalanes Toni Canals y Eudald Carbonell ya han trabajado en otros emplazamientos de la capital cacereña, como la cueva del Conejar de la que, precisamente, se celebra el centenario del comienzo de las excavaciones en 2017 en esta gruta.