Una empresa minera finlandesa también investigará en el término de Cáceres

Personal de Mineral Exploration Network en 2014 en Logrosán. :/HOY
Personal de Mineral Exploration Network en 2014 en Logrosán. : / HOY

Está especializada en la búsqueda de oro y se centra en el yacimiento denominado ‘Tamuja’

Pablo Calvo
PABLO CALVOCáceres

La Consejería de Economía e Infraestructuras, a través de la Dirección de Industria, Energía y Minas, ha concedido permiso de investigación y su plan de restauración para otro yacimiento minero en el término municipal de Cáceres. Se trata de la explotación denominada ‘Tamuja’, que además de a la capital cacereña también afecta a las localidades de Botija, Plasenzuela, Torremocha y Trujillo, según publicaba el Diario Oficial de Extremadura (DOE) ayer lunes.

El permiso es para una superficie de 120 cuadrículas mineras, y se concede con una vigencia de tres años. Se otorga a favor de Alexandr Mikhaylov-Kiselevskiy, con residencia en la localidad española de Totana, en Murcia.

Mikhaylov-Kiselevskiyd figura como presidente de la empresa finlandesa, surgida en la localidad de Joensuu aunque con residencia en Reino Unido, y que desde el año 2013 ha incluido a Extremadura entre sus planes de investigación geológica, como explican en su página web.

«Nuestra especialización es la prospección, nuestro objetivo son los nuevos depósitos de oro», se puede leer en ella. También explica que la empresa fue constituida «por un grupo de geólogos que durante muchos años prestaron servicios de consultoría en todo el mundo».

En el caso de Extremadura, asegura que el área seleccionada «se encuentra aproximadamente a 245 kilómetros de Madrid, y se puede acceder fácilmente desde la autopista A-5», es decir, la comarca de Trujillo. Luego, hace un repaso detallado de las condiciones geológicas del terreno y asegura que «los principales tipos de mineralización son el antimonio, el estaño, el tungsteno, el fosfato y el uranio», además del oro. Se refiere a todo ello como ‘proyecto Logrosán’, que sería el más avanzado de los que han iniciado en la región.

En el año 2014, un representante en España de Mineral Exploration Network ya explicaba a este diario que en la zona de Logrosán habían tomado más de 36.000 muestras y que aunque el objetivo inicial era el oro, se habían encontrado importantes cantidades de wolframio.

En la web de la empresa se explica igualmente que ya disponen de licencias para superficies ubicadas en términos municipales de Trujillo-Logrosán (prospección), Berzocana (exploración, que permite tomar muestras sin alterar el terreno), Zorita (exploración) y la citada de Tamuja, entre otras localidades (Cabañas del Castillo, Garciaz, Navezuelas) de esta zona de la provincia cacereña.

En el caso concreto de la licencia solicitada con el nombre de ‘Tamuja’, hace referencia a las antiguas minas fuera de uso Serafina, La Petra, La Liebre, La Arrebatada y La Sevillana, la más importante, principalmente situadas en el término de Plasenzuela. Entre los minerales investigados, no se cita el oro en su informe. Se buscaría zinc, plomo y plata.

Se da la circunstancia de que la comarca también cuenta con el yacimiento arqueológico de Villasviejas del Tamuja, declarado Bien de Interés Cultural, a unos 35 kilómetros de la capital cacereña, pero perteneciente también parcialmente a su término municipal.