La empresa advierte de que «no habrá una segunda oportunidad» para la mina

Zona del paraje de Valdeflores donde la empresa de la mina llevó a cabo trabajos en 2018. :: l. cordero/
Zona del paraje de Valdeflores donde la empresa de la mina llevó a cabo trabajos en 2018. :: l. cordero

La cotización de Infinity Lithium sigue suspendida en la Bolsa australiana a la espera de una explicación «aceptable para los mercados» sobre el proyecto de Valdeflores

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSCáceres

«Es un proyecto que no puede esperar, no habrá una segunda oportunidad para Valdeflórez». Es la advertencia que fuentes de la empresa Infinity Lithium lanzan ante el «impacto de pérdida de credibilidad a nivel europeo y en los mercados financieros» que, según afirman, ha generado la anulación por parte de la Junta de Extremadura de la solicitud para explotar una mina de litio en el paraje de la Sierra de la Mosca.

Por el momento la compañía promotora del proyecto –en sociedad con Valoriza Minería– sigue suspendida de cotización por segundo día consecutivo en la Bolsa australiana, una medida adoptada a petición propia debido a la «inseguridad jurídica» que, según las mismas fuentes, ha provocado la decisión de la Junta. Está a la espera de tener «una explicación que los mercados de capital puedan aceptar por parte de los máximos ejecutivos de Infinity Lithium».

Hay que recordar que la resolución del gobierno autonómico no supone un rechazo definitivo al proyecto, sino su vuelta a la fase de exposición pública, un paso obligatorio que en su día fue omitido. Aun así, en el mejor de los casos para los intereses de la empresa eso supondrá una demora de años en la tramitación del expediente.

Para Infinity Lithium se trata de una opción poco menos que inaceptable. Desde la compañía aseguran que es ahora o nunca, ya que «las decisiones que se están tomando en estos precisos momentos en lo relativo a la potencial ubicación de plantas clave dentro de Europa alejan la idea de que el proyecto se pueda desarrollar más adelante». Sin embargo, aún no han hecho público si recurrirán o no la resolución de la Junta.

La empresa afirma además que existe un apoyo al proyecto por parte de la Unión Europea, y menciona en ese sentido una visita que a finales de este mes realizará a Cáceres una delegación de la European Battery Alliance, una plataforma integrada por la Comisión Europea, el Banco Europeo de Inversión y representantes del sector de las baterías a nivel continental. Fuentes de la compañía insisten en que tienen «conversaciones avanzadas» con grandes empresas de la industria de la automoción, y recalcan que «si los inversores perciben que no existe apoyo de la región, se cortará el flujo de la financiación y en consecuencia no habrá proyecto».

Rechazo social y político

Los planes de Infinity Lithium y Valoriza Minería –empresas que se encuentran detrás de Tecnología Extremeña de Litio (TEL), promotora del proyecto– no sólo se han topado con la resolución autonómica que retrotrae el expediente a un punto muy inicial, sino también con un gran rechazo social que respaldan la mayoría de los partidos políticos y que ha encabezado la sociedad civil con iniciativas como la plataforma Salvemos la Montaña.

Tan solo Ciudadanos se ha desmarcado, ya que si bien no apoya el proyecto de manera expresa, sí defiende que sean los técnicos autonómicos quienes determinen sin injerencias políticas la viabilidad medioambiental de una mina de litio a cielo abierto en el paraje en Valdeflores, a la que también se oponen sin tapujos todos los colectivos conservacionistas de la región. En todo caso, el partido naranja ya ha aclarado que la mina no será un factor determinante en las conversaciones que está manteniendo con el PP y el PSOE para formar gobierno en la ciudad de Cáceres.

Por parte de la empresa promotora se insiste en que el impacto medioambiental de la mina sería limitado y se hace hincapié en los beneficios económicos para la ciudad y la región tanto en forma de impuestos como de creación de empleo durante los 23 años que, según sus previsiones, permanecería en explotación.