Con la llegada de las fechas navideñas se suceden las actividades de carácter solidario. El rastrillo de Acisjf (asociación católica española de servicio a la juventud femenina) es un buen ejemplo de ello. Se trata de uno de los mercadillos más arraigados en la agenda cacereña, todo un clásico. Las voluntarias de la asociación capitaneada por la incombustible Corazón Rosado ponen a la venta los artículos que elaboran en sus talleres durante el resto del año. Hacen ropa para muñecos, complementos para el hogar, artesanía...

Las voluntarias de Acisjf siempre buscan la mejor ubicación posible para su rastrillo, que tiene carácter itinerante, en función de los espacios que haya libres en la ciudad cada temporada. En esta ocasión, se ha ubicado en plena Plaza de San Juan, en el local que ha dejado libre este mismo año la veterana tienda de deportes Mostazo. La familia Ballell, propietaria del inmueble, lo ha cedido para la causa.

El rastrillo se puede visitar hasta el próximo día 14, en horario de mañana (de 11.00 a 14.00 horas) y de tarde (de 18.00 a 21.00). El dinero logrado se destinará a financiar la obra que Acisjf realiza en Cáceres. Por un lado, proporciona alimentos a familias necesitadas y, además, facilita alojamiento a mujeres con hijos en riesgo de exclusión social.

Hace unos días José Menguiano se llevó una sorpresa de lo más agradable. El director del Parador de Turismo de Cáceres y el de Trujillo acababa de ser galardonado con el premio 'Estrella de Oro' al mejor director del año por la Asociación Española de Directores de Hotel (AEDH).

Menguiano se define como un extremeño 'viajao'. Natural de Entrín Bajo (Badajoz), hizo las maletas en los años setenta para cursar estudios universitarios de Turismo en el Centro Español de Nuevas Profesiones. Su primera experiencia laboral fue en la Costa Dorada, en un hotel de Tarragona, al frente de la jefatura de recepción durante la temporada de verano.Cuando llegaba el invierno, cambiaba el sol por la nieve en un hotel de la estación de esquí de La Pinilla, en Madrid.

Finalmente se quedó en la capital de España, donde ocupó la dirección de varios hoteles hasta que en 1989 entró en Paradores de Turismo como director del Parador de Argómaniz (Álava). «Después he disfrutado asumiendo la dirección de diez paradores más», detalla. En sus 29 años en la empresa pública ha estado al frente de los paradores de Fuente Dé (Cantabria), Alarcón (Cuenca), Chinchón (Madrid), Sigüenza (Guadalajara), Córdoba, Cervera de Pisuerga (Palencia) y Ávila, a los que hay que sumar el de Cáceres y Trujillo, donde recaló en 2016.

«Desde los inicios he creído que tengo suerte por hacer siempre lo que me gusta», asegura, orgulloso por el reconocimiento que le han otorgado sus propios compañeros de profesión. «No tengo prisas para jubilarme», apostilla a sus 63 años.

También están de enhorabuena en la Casa de la Misericordia de Alcuéscar, que un año más ha recibido el calor y la contribución de todos los que el pasado día 1 asistieron a la XVII cena benéfica organizada por el restaurante Torre de Sande en el Castillo de la Arguijuela a favor de esta residencia gestionada por la congregación religiosa Esclavos de María y de los Pobres. La recaudación ascendió a 7.000 euros (cada comensal pagó 50 euros por cubierto). Entre los asistentes se sortearon viajes a Tierra Santa, Petra y Palestina. No faltó el humor de Franquete ni la música de la Tuna Universitaria.

La semana que ahora toca su fin arrancó con mucho duende en el Gran Teatro. Este recinto acogió el XIV Festival Flamenco de las Minas de Aldea Moret de Cáceres con motivo de la festividad de Santa Bárbara, patrona de los mineros. Por el escenario pasaron María José Pérez, Alejandro Vega, Antonio Carrión, Rodrigo Fernández, José Lucas 'El Pira' y Andrés Malpica y su cuadro flamenco. Además, en el transcurso del festival, se reconoció a Victoriano Palomino, Juliana Chaparro, Andrés Romero y Carlota Rivero por su vinculación con el pasado minero de la ciudad.

Mientras tanto, la Fundación Tatiana Pérez ya se ha entregado a la Navidad con su muestra de belenes, en la que se pueden ver en los Golfines de Abajo hasta 70 nacimientos de diferentes puntos de Europa. Y desde el Centro de Artes Visuales Fundación Helga de Alvear mantienen sus visitas periódicas a la colección y, además, han organizado para mañana, sábado, un taller infantil para elaborar christmas navideños.

 

Fotos

Vídeos