La Diputación planifica un tren turístico que una Cáceres y Portugal

Estación de Marvao, villa portuguesa a 4 kilómetros de la frontera. :: hoy/Gráfico
Estación de Marvao, villa portuguesa a 4 kilómetros de la frontera. :: hoy

Un estudio técnico analiza la viabilidad del proyecto, que plantea una ruta de unos 500 kilómetros entre Navalmoral de la Mata y Castelo Branco

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Un tren turístico que acerque Cáceres a Portugal. Es el proyecto que tiene en marcha la Diputación Provincial y que le ha llevado a contratar un estudio para valorar la viabilidad real de esa iniciativa. El equipo de Gobierno ha encargado la redacción del trabajo con un presupuesto de 30.000 euros.

Se busca una empresa que detalle y analice de forma pormenorizada el alcance de una actuación que se basa, también, en la vertebración del territorio a través del ferrocarril pero en una vertiente distinta, la de un uso alternativo que dé a conocer la provincia y sus productos, sus referentes para los visitantes y que a la vez comunique Cáceres con el país vecino a través de la Raya.

La propuesta se canaliza a través del área de Desarrollo y Turismo Sostenible y deberá estar lista en un plazo de tres meses. La idea consiste en utilizar la infraestructura ferroviaria existente y enlazar Cáceres y Portugal. La ruta arrancaría en Navalmoral de la Mata y culminaría en Castelo Branco.

«No vamos a montar una vía nueva. Veremos si en la actual se puede desarrollar este tren turístico» Fernando Grande, Diputado de Turismo

Se quiere contar con la Fundación de Ferrocarriles Españoles y asociaciones de amigos del ferrocarril

En pleno auge de las reivindicaciones por el tren digno para Extremadura y cuando en el resto de Estado ha comenzado a visualizarse esa discriminación que sufre la región, el paso que da la Diputación cacereña pasa por aprovechar el material y las dotaciones existentes y valorar si la provincia tiene ante sí un recurso turístico por explorar.

A ese interrogante deberá dar respuesta el estudio de viabilidad que se aborda. «A través de esta contratación se contribuye al fomento del desarrollo socioeconómico de la comarca de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional», se apunta en el documento que justifica la necesidad de esta acción.

Forma parte del programa operativo Interreg V en el que participa la Diputación junto a otras 17 entidades. El presupuesto global del mismo es de nueve millones. El total elegible por la institución provincial es de 2,4 millones, de los que aportaría 612.000 euros. El resto, más de 1,8 millones, son fondos Feder.

La idea se basa en vertebrar territorio a través del tren turístico y la difusión de los productos transfronterizos, así como poner en el escaparate las propuestas que ofrece la provincia entre la capital del Campo Arañuelo y la frontera. Se quiere comprobar la viabilidad tanto técnica, como económica y jurídica de esa conexión ferroviaria de Cáceres con el Alto Alentejo, la Beira Baixa y Ribatejo.

El proyecto sugiere articular el servicio previsto como «elemento dinamizador del turismo, generador de empleo y de puesta en valor de la riqueza natural de los territorios próximos al Parque Natural del Tajo Internacional a ambos lados de la Raya», se detalla en el documento base.

Recursos

«La Diputación no va a montar una vía nueva, que quede claro. Lo que proponemos es activar este servicio en el caso de que el estudio confirme que es viable», responde Fernando Grande. El diputado del área de Turismo y vicepresidente de la Corporación provincial se muestra muy cauto aún. «Queremos ver en qué estado se encuentra la red ferroviaria existente y hemos recurrido a este proyecto de cooperación transfronteriza para identificar recursos y ponerlos en valor. Habrá que comprobar muchos aspectos, entre ellos si los administradores ferroviarios de los dos países nos lo permiten», añade Grande.

El estudio de viabilidad responderá a ello. De hecho, el informe que se entregue al equipo de Gobierno «debe contemplar de forma detallada -se añade- las características de la red existente» así como comprobar una «posible explotación como línea turística que pueda incrementar el atractivo» de los destinos elegidos. Diputación se decanta por «un producto diferencial» para lanzar su particular apuesta por una «marca de territorio transfronterizo a través del tren como medio de conexión de experiencias turísticas a lo largo del recorrido».

El documento final tendrá que describir los trabajos que sean necesarios así como identificar los inconvenientes que puedan surgir. También identificará instituciones y organismos que estén dispuestos implicarse en la configuración del diseño turístico, métodos de explotación, estudio de la vía, mantenimiento...

La zona de intervención tiene su parte «más viable» en el trazado interprovincial de Navalmoral de la Mata a Valencia de Alcántara. Más dudas surgen en la parte portuguesa. Es lo que en el documento de partida se reconoce como 'Linha de Torre das Vargens a Marvao-Beira y frontera con España o ramal de Cáceres'. Desde la vecina localidad de Marvao el tren llegaría hasta Torre das Vargens. Allí cambiaría de línea para avanzar por la llamada 'Linha do Este' hasta Abrantes. Y ya desde allí, finalmente, hasta su desenlace en Castelo Branco.

Entidades implicadas

Aunque el proyecto se encuentra aún en estado embrionario, en el área de Turismo de Diputación ya se han identificado algunas entidades que podrían implicarse. Son: la Fundación de Ferrocarriles Españoles, el Centro de Estudios Histórico Ferroviarios Español, SAU Emfesa (Enajenación de Material Ferroviario), la Asociación de Amigos del Ferrocarril de La Serena, Mérida y Zafra y la Asociación Extremeña de Amigos del Ferrocarril. También se van a localizar organismos similares a ellos al otro lado de la frontera para pedirles su punto de vista y posibles ideas.

«Hay factores como el jurídico que tenemos que ver, igual que si ese tren turístico es compatible con las vías actuales. Lo que nos interesa es potenciar el atractivo de Cáceres», refrenda Fernando Grande. El estudio deberá valorar si el estado de la vía permite un proyecto de este calibre y también cuál es la fórmula idónea de negocio, de tal forma que haya equilibrio financiero.

El ejemplo más cercano es el de las rutas en barco entre Cáceres y Portugal por el Tajo. Lo que empezó como una idea original ha ido creciendo en oferta y viajeros mediante una concesión.

Los cruceros por aguas cacereñas ya cuentan con ocho rutas. El modelo del barco puede ser el punto de partida del futuro tren turístico.