La detención de un okupa hace desplegar un gran dispositivo policial en Cáceres

Un hombre de 40 años es arrestado por habitar ilegalmente un domicilio de la calle Reyes Católicos, cerca de la Plaza de Italia

REDACCIÓN

La inquietud se apoderó ayer de los vecinos de la calle Reyes Católicos, muy cerca de la Biblioteca Pública. Un importante dispositivo de seguridad integrado por agentes de la Policía Nacional y Local irrumpió en la zona hacia las cuatro y media de la tarde. La presencia de un individuo de 40 años en el interior del número 34 de la calle Reyes Católicos motivó la presencia policial. Una llamada alertó a las fuerzas de seguridad de la situación. Según informa Efe, el detenido llevaba un número indeterminado de meses ocupando la vivienda pero no fue hasta ayer cuando el dueño intentó acceder al inmueble, encontrándose la cerradura cambiada.

Según esta información el dueño de la vivienda llamó a la Policía Nacional a las 17,00 horas tras haber mantenido una discusión con el detenido, que lo amenazó y se atrincheró en la vivienda hasta la llegada de los agentes. La Policía Nacional acordonó la calle y pidió a los vecinos de la misma que permanecieran en sus domicilios a la espera de que la situación se resolviera. Según un testigo presencial cuya casa está justo enfrente del domicilio los agentes hablaban con el okupa a través de una ventana y le decían que se tirara al suelo. Este joven indicó que a pesar de lo espectacular de la operación todo había transcurrido con tranquilidad.

Aunque algunas versiones iniciales hablaban de que el hombre portaba una pistola, desde la Subdelegación del Gobierno en Cáceres se niega este supuesto. El hombre fue detenido alrededor de las seis de la tarde. Los vecinos de la casa que está junto a la vivienda ocupada desconocían los detalles sobre quién vivía actualmente en la misma. Según su versión el dueño la tenía puesta en alquiler y por ella habían pasado distintos grupos de personas. Manoli Díaz, una de las vecinas, indicaba que la Policía Nacional no les había dado más datos sobre este suceso pero que les había transmitido que no había peligro.

Tras ser despejada la zona y restablecido el tráfico un coche de la Policía Nacional permaneció en la misma. La casa fue precintada por este cuerpo policial.

 

Fotos

Vídeos