El depósito de Valdesalor no funciona 4 años después de declararse su urgencia

Entrada al depósito de Valdesalor, cuya obra se adjudicó en mayo de 2015 y nunca ha funcionado. :: /LORENZO CORDERO
Entrada al depósito de Valdesalor, cuya obra se adjudicó en mayo de 2015 y nunca ha funcionado. :: / LORENZO CORDERO

Ante los «graves problemas de abastecimiento» de la pedanía, la Junta licitó las obras a finales de 2014 por 420.000 euros pero la infraestructura sigue parada

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

«Tenemos problemas de suministro. Hay veces que en Valdesalor hay tan poca presión que ni siquiera se enciende la llama de los calentadores». Lo explicaba la alcaldesa pedánea, Susana Bermejo, en HOY en diciembre de 2014. La Junta de Extremadura, entonces gobernada por el Partido Popular, sacó a concurso la obra para construir un depósito regulador de agua que garantizase el servicio a los 500 vecinos que residen en la entidad local menor dependiente de la capital cacereña.

Se contó con un presupuesto de 420.000 euros y apenas dos meses después, en febrero de 2015, un decreto firmado por el entonces presidente regional, José Antonio Monago, declaró la «urgencia» de la ocupación de los terrenos ante los «graves problemas de abastecimiento de agua potable» en el pueblo. El depósito se consideró la solución ideal y definitiva. Incluso en caso de incidencias en la red general de Cáceres, Valdesalor seguiría teniendo agua en sus casas. La obra se adjudicó y fue concluida. Un cartel situado a la entrada de las instalaciones, junto a la carretera N-630, da todos los detalles. Sin embargo, esa inversión nunca se ha rentabilizado y el depósito cuatro años después no ha llegado a funcionar.

En ese tiempo ha cambiado el mapa político. El PSOE gobierna la Junta y en el Ayuntamiento de Cáceres el PP perdió su mayoría absoluta. El cartel de las obras del depósito alude a la adjudicación de los trabajos a la constructora Martín y Cuadrado SL por 296.319 euros. 'Una manera de hacer Europa', se puede leer por la financiación del 80 por ciento con fondos europeos FEDER. Aún se mantienen el antiguo anagrama de 'Gobierno de Extremadura' y la ya extinta Consejería de Fomento, Vivienda, Ordenación del Territorio y Turismo.

El que fuera su máximo responsable, Víctor del Moral, visitó en enero de 2015 Valdesalor y le dio detalles a la regidora pedánea sobre el depósito previsto. Estaría situado en la margen izquierda de la carretera y tendría una capacidad de 800 metros cúbicos. «Esta actuación solucionará los problemas puntuales de abastecimiento y falta de presión», anunció entonces el la administración. Se añadía que la solución «elegida por los técnicos de Fomento» no solo conseguía mejorar el servicio en Valdesalor sino que «permitirá satisfacer las nuevas demandas urbanas de la zona contemplada en el Plan General Municipal de Cáceres». También, insistía, «permitirá reforzar el suministro de agua a puntos próximos como el Cefot, la residencia geriátrica u otras zonas de futuro desarrollo».

Nada de eso ha sucedido hoy. El depósito está terminado y continúa sin uso, tal y como admite la propia alcaldesa de Valdesalor. Susana Bermejo no entra en más detalles. Se limita a reseñar que se trata de «trámites administrativos» que siguen a la espera de una resolución y sobre los que se mantienen contactos con vistas a que el problema se solvente en próximas fechas. «Está en trámite la cesión del terreno. Hasta ahora no se ha podido hacer. Lo ha solicitado el Ayuntamiento a la Junta», afirma Bermejo.

Junta-Ayuntamiento

Junta de Extremadura y Consistorio corroboran esos problemas «administrativos». Pero cada parte alude a responsabilidades ajenas que se resumen en una variante de versiones. Ninguna de ellas coincide con la que da la alcaldesa pedánea.

Mientras que el Gobierno regional viene a decir que el Ayuntamiento debe pedir la cesión del depósito y no lo ha hecho, para el Ejecutivo local desde Mérida no ha llegado ninguna petición en este sentido. Es decir, unos por otros, Junta por Ayuntamiento, y el depósito de agua que era tan urgente y necesario continúa detenido y sin utilizarse.

La obra adjudicada en mayo de 2015 tenía un plazo de ejecución de cuatro meses. «Conseguirá una mejora sustancial del abastecimiento a la entidad local menor», remarcaba entonces la Consejería de Fomento, hoy reconvertida en la de Infraestructuras.

Precisamente, desde esta última se destaca que es el Ayuntamiento el que debería pedir la cesión y hacerlo constar ante la Dirección General de Patrimonio. «Y no lo ha solicitado», se explica. «En cuanto se reciba esa solicitud, se iniciará el procedimiento», añade la Junta. De lo que sí informó el Consistorio, aclara Infraestructuras, es de que «se tuvo que realizar un planeamiento urbanístico y estaba pendiente también una modificación en el Catastro. Hace unos dos meses el Ayuntamiento lo comunicó a la Consejería de Hacienda».

Consultada la administración regional sobre si puede tratarse de un problema de mantenimiento, en el Gobierno extremeño se apunta que «nada tiene que ver». La Junta «es la encargada de construirlo y una vez cedido es el Ayuntamiento el que debe ocuparse del mismo», concluye. En las instancias municipales se da una versión muy distinta. «El depósito de Valdesalor es una obra realizada por la Junta y la titularidad es de la Junta por lo que su funcionamiento o no es responsabilidad de la Junta», viene a remarcar el Gobierno de Elena Nevado. Insiste en que «no ha recibido petición formal» sobre la titularidad. «A día de hoy no existe –subraya– ofrecimiento por parte de la Junta de ceder la gestión o titularidad».

El desencuentro entre las dos administraciones lleva a que lo que era una urgencia se haya convertido en un olvido absoluto. En marzo de 2016, el PSOE preguntó en la comisión de Fomento por qué no funcionaba el depósito ya. La explicación del concejal de Obras fue que la cesión de terrenos y la conexión eléctrica habían alargado los plazos. La comisión de Urbanismo aprobó en septiembre de ese año la cesión. Valdesalor ya tiene su depósito. 420.000 euros y cinco años después, solo falta que algún día funcione.