La defensa pide el archivo de la causa contra el policía que mató al preso fugado en Cáceres

Hernando Jean Paul Sierra tendido en el suelo tras recibir el disparo que acabó con su vida. /HOY
Hernando Jean Paul Sierra tendido en el suelo tras recibir el disparo que acabó con su vida. / HOY

«Fue un hecho totalmente fortuito», sostiene Ángel Luis Aparicio, abogado del agente que le disparó

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

«Hemos pedido, en el Juzgado que investiga lo ocurrido, el sobreseimiento de la causa. Pedimos que se archive porque la muerte del joven fue un hecho totalmente fortuito», afirma al Diario HOY el letrado Ángel Luis Aparicio, abogado defensor del agente de la Policía Nacional que el pasado 2 de marzo mató de un disparo a un preso que se había fugado en Cáceres.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Cáceres se encuentra investigando la muerte de Hernando Jean Paul Sierra, un joven colombiano con antecedentes penales que tenía 24 años en el momento de su muerte.

Más información

Aunque residía con su familia en Huelva, en 2017 también estuvo viviendo en Cáceres y en Don Benito. Estaba acusado de cometer en la capital cacereña un robo con escalo en vivienda habitada y de vender droga. Su novia vivía en Don Benito y al registrar su piso encontraron una pistola que, supuestamente era de Jean Paul, por lo que pasó a estar en busca y captura por tenencia ilícita de armas.

Fue detenido el 2 de enero de 2018 cuando despertó las sospechas de un agente fuera de servicio en la la avenida de España. Al intentar huir, Jean Paul resultó contusionado con un golpe en la pierna. El juez decidió que ingresara en prisión.

Dos meses después, el 2 de marzo, Jean Paul fue conducido desde la cárcel al Palacio de Justicia para prestar declaración en el Juzgado número 1 por haber cometido un supuesto delito de atentado a agentes de la autoridad, al resistirse cuando fue detenido el 2 de enero. Como aún se ayudaba de unas muletas como consecuencia del golpe de enero, no fue esposado, circunstancia que aprovechó para salir corriendo cuando a las diez de la mañana entró en el Palacio de Justicia de Cáceres y se bajó del coche policial que lo había trasladado. Le siguió un agente, que vio como tiró las muletas, se quitó el abrigo y escapó pasando por encima de una valla de un metro de altura.

El Juzgado número 2 está investigando la muerte desde que ocurrió, el pasado 2 de marzo

Empezó entonces su búsqueda por la Ribera del Marco, en una operación con gran despliegue en la que intervinieron agentes de la Policía Local, Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Buscaban a un joven de 1,80 metros de altura, de complexión atlética, que vestía pantalón vaquero y camiseta blanca y del que se aseguraba que era un preso peligroso. A la una y media de la tarde dieron con él en la urbanización Vistahermosa que está a medio construir, junto a la cueva del Conejar.

Según declararon los agentes que participaron en la batida le dieron de 15 a 20 veces el alto, e hicieron de 8 a 9 disparos al aire. El policía nacional que le disparó llegó a agarrarle, pero se soltó y Jean Paul comenzó a tirarle piedras, hiriéndole con una de ellas.

El agente disparó cuando el joven estaba a unos seis metros de distancia. La bala le entró por el costado izquierdo y salió junto a una areola del pecho. El proyectil le perforó un pulmón y cayó sobre la acera de la calle Joaquín Turina, aún sin viviendas.

El personal sanitario del 112 le hizo la reanimación cardiopulmonar y consiguieron llevarle con vida al cercano Hospital San Pedro de Alcántara, donde murió poco después.

El Juzgado número 2 empezó a investigar esta muerte. Se hizo una reconstrucción de lo sucedido en el lugar de los hechos. El agente autor del disparo tiene unos 20 años de experiencia, y declaró ante el juzgado que su intención no fue matarle, que el disparo fue fortuito.

Archivo o juicio

El juzgado se encuentra a punto de concluir la instrucción, y debe decidir si se archiva la causa, como acaba de solicitar formalmente la defensa, o abre juicio oral en el que el policía autor del disparo sería juzgado. Podría sentarse en el banquillo acusado de un delito de homicidio imprudente, castigado con hasta cuatro años

En este sentido, el abogado de la familia del fallecido ha señalado que el agente de la Policía Nacional debería ser juzgado por homicidio, al considerar que no fue necesario haber un disparo a zonas vitales del cuerpo, ya que el preso fugado se encontraba desarmado y solo había reaccionado tirando piedras. También rechaza la condición de interno peligroso como se propagó en los primeros momentos tras su huida del Palacio de Justicia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos