La cultura cacereña concluye su año más participativo

La cultura cacereña concluye su año más participativo

Distintos gestores y artistas de la ciudad hacen balance del año 2018 en materia de actividades creativas

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

La cultura en Cáceres concluyó 365 días de agenda imparable. Música, artes plásticas y teatro encontraron su hueco durante todo el año en diferentes recintos. Distintos agentes culturales de la ciudad valoran desde su prisma para este diario cómo ha sido el año. Hay un rasgo en común: la participación y la importancia de los proyectos privados e independientes, que generan un caldo de cultivo a pie de calle cargado de espontaneidad y sin el corsé de lo institucional.

El mundo del teatro ha contado con una novedad destacada, que es la inauguración de la sala Maltravieso-Capitol, capitaneada por Isidro Timón. «La sensación que tenemos desde los teatros privados es que hay muchas cosas en Cáceres, muchas de cultura y otras que no lo son pero que sí ayudan a que haya mucha actividad en las calles».

Uno de los hechos relevantes durante el año para Timón es el crecimiento de dos festivales musicales «pequeños» como son el Festival de Blues y el Irish Fleadh. «Van progresando y evolucionando, en el Blues concretamente cada vez hay más artistas internacionales, y el Irish Fleadh, que parecía que se podía agotar en algún momento por ser más monotemático no deja de sorprender». Pero para Isidro Timón uno de los mayores bienes de la cultura en la ciudad es su carácter participativo. «Hay mucha gente que hace cosas en la calle, todas estas manifestaciones que hay de la Asociación Ciudad Monumental, aunque no sean de un nivel totalmente profesional si que ofrecen un tejido importante de gente que crea y que da la sensación de que en Cáceres hay mucho artista», destaca. «Lo que nosotros hemos hecho con las microescenas, gente que hace una propuesta de música, performance, está pasando el Belleartes o Psicopompo, es una cosa muy bonita».

El activista cultural Marce Solís también pone el acento en la actividad emprendida por la Asociación de Vecinos Ciudad Monumental y desea que el ejemplo cunda en otras asociaciones. Destaca también como proyecto participativo la iniciativa de arte y compromiso llamada 'Narbón ha vuelto', liderada por el pintor Andrés Talavero, que usa el arte y la performance para reivindicar la apertura del Museo Narbón en Malpartida de Cáceres.

Pese a que alaba varias iniciativas no es muy optimista sobre el año cultural que pasó. «Está todo estancado desde hace tiempo, hay mucha caspa». Él cree que el acontecimiento estrella de la ciudad es el Festival de Teatro Clásico de Cáceres, sostenido con fondos públicos, pero destaca los pequeños festivales dirigidos por asociaciones privadas. «Algunos aportan novedades y hasta calidad a pesar de sus escasos presupuestos». Dentro de lo privado cita la actividad del bar-librería Psicopompo, la nave del Duende de Casar de Cáceres o el multiespacio Belleartes. «Como espacio mas grande destaco la generosidad del Ateneo de Cáceres al ceder su magnifico espacio para propuestas mas independientes y alternativas como el proyecto de cine y música en directo con la proyección de la película 'Metrópolis' y músicos cacereños tocando en directo su banda sonora». Cita la 'Muestra Ibérica de Artes Escénicas', que reúne en la ciudad grandes obras de teatro y danza y cuenta con la presencia de grandes profesionales de la escena nacional e internacional, explica.

En este repaso del 2018 incluye algo en lo que ha estado intensamente implicado: el nacimiento del proyecto 'La Resistance Teatro' en el que por primera vez un grupo de refugiados que viven en Cáceres se suben a un escenario para hacer teatro sobre su situación. En el mundo de la música Solís destaca la publicación de 'The light in between', el nuevo disco de Chloé Bird.

«Cáceres ha ganado mucho con iniciativas como Maltravieso y Psicopompo» fernanda valdés, irish fleadh

«Destaco la generosidad del Ateneo por ceder su espacio para propuestas independientes» marce solís, gestor cultural

«La sala El Brocense hace una gran labor, como la galería Kernel y la Mercedes Calle» nacho lotato, artista plástico

«Hay mucha gente que hace cosas en la calle, lo que da sensación de que hay vida artística» isidro timón, maltravieso

«Hemos podido ver en salas públicas a artistas como Virginia Rivas o Beatriz Castela» julio vazquez, lanzarte

«Hay muchas asociaciones independientes que están moviendo la cultura en la ciudad» pilar lópez ávila, escritora

Música

Fernanda Valdés es la directora del Irish Fleadh. Considera que festivales como el suyo tratan de mantenerse, «porque tampoco nos lo ponen muy fácil para crecer, si no conseguimos patrocinadores privados, lo cual es bastante complicado». Sobre el nivel cultural de la ciudad ella subraya que «Cáceres ha ganado mucho con la iniciativas que tienen la sala Maltravieso Capitol o el Psicopompo, lugares que frecuento bastante junto con el Gran Teatro». Considera que para que las iniciativas privadas puedan sobrevivir «necesitarían mas apoyos por parte de las instituciones, y creo que también sería justo que cuidaran estos lugares porque gracias a ellos puedes tener prácticamente casi todas las semanas teatro, conciertos, poesía o exposiciones. Cáceres tiene a muy buena gente con buenas ideas, pero para que sobrevivan deberían de cuidarlas más porque sino estamos destinados a que desaparezcan».

Julio Vázquez Ortiz es comisario independiente, y fundador de Lanzarte, una empresa de gestión cultural. En su balance destaca el haber tenido oportunidad de ver en salas públicas de Cáceres a «grandes artistas en femenino como Virginia Rivas, Beatriz Castela, Maria Jesús Manzanares, Estefanía Martín o Arancha Goyeneche». También le parece un logro que se mantenga Belleartes, Lemon & Coco, Gran Café y que hayan aparecido espacios como Ágora. «No obstante, seguimos cojeando del mismo pie, en lo que al sector profesional se refiere. Nuestras salas públicas destinadas a ofrecer contenidos profesionales y de calidad sobreviven con muy escasos recursos, situación que se multiplica finalmente sobre el artista profesional, obligado a trabajar en precario y muy lejos de las denominadas buenas practicas».

Lamenta que los organismos culturales carezcan «de estrategias específicas para las artes visuales, generando programaciones marcadas por la irregularidad». En tanto, Vázquez Ortiz valora el papel de espacios como la galería Kernel y su programación. «En 2018 han desarrollado una efectiva mixtura entre emergentes artistas del norte de Europa y extremeños consagrados como Florentino Díaz». Hace buen balance del Centro de Artes Visuales Fundación Helga del Alvear y destaca las muestras elaboradas por parte de dos comisarios extremeños como son Julián Rodríguez (Todas las palabras para decir roca) y José María Viñuela (La perspectiva esencial).

Señala el asentamiento de AVAEX (Artistas Visuales y Asociados de Extremadura) en su segundo año de actividad y el nacimiento de una nueva entidad, la delegación extremeña del IAC (Instituto de Arte Contemporáneo), ambas en consonancia por defender los intereses de los profesionales de las artes visuales .

El artista plástico Nacho Lobato considera que la oferta cultural de la ciudad es escasa, y que en muchos casos tiene que ver con que la demanda no es suficiente. Él cree que hay que abordar este tema desde la educación, intentando que niños y jóvenes se interesen por la cultura. «En este sentido si que me gustaría romper una lanza a favor de la orquesta de Extremadura, que está haciendo una labor excepcional, con su proyecto 'Afinando', una pena que en Cáceres no hayan encontrado los medios y las facilidades que le ha ofrecido este tiempo atrás Badajoz y Plasencia a la OEx y aún no se haya celebrado ni un solo concierto aquí».

Valora la sala el Brocense, «su programación y su magnífica sala» y considera que «se le podría sacar mucho más partido a otros espacios de la ciudad como el Palacio de la Isla, la Sala Pintores, Palacio Moctezuma. Cita otras entidades que a su entender «hacen una importante labor, como la galería Kernel o la Mercedes Calles». También destaca las visitas de los jueves de Helga de Alvear y dice estar ansioso por ver terminada su ampliación, que, según afirmó recientemente la directora de la fundación, María Jesús Ávila, se inaugurará a finales de 2019.

La escritora Pilar López Ávila es la autora de uno de los acontecimientos del año, la publicación del premiadísimo libro ilustrado por Mar Azabal Ayobami que se ha abierto camino en el mercado estadounidense. «Hay muchas asociaciones independientes que están moviendo la cultura en la ciudad, como Norbanova (a la que pertenece), Letras Cascabeleras o Ediciones Liliputienses». Cita actividades como los micros abiertos, las jornadas góticas o las presentaciones de libros. «Se consolidan focos culturales diferentes al circuito oficial, como Psicopompo, Mastropiero y María Mandiles». Señala a las nuevas librerías. «Aunque han cerrado algunas han abierto otras organizando actividades culturales desde un punto de vista diferente, con presentaciones, charlas o talleres que atraen a la gente». Cita dos librerías que se han abierto camino en la ciudad con esta orientación, 'El pájaro azul', en la calle León Leal y 'El mejor lugar del mundo', en la Plaza Marrón.