Cuatro años de cárcel por atracar a un hombre con la técnica de 'mata león' en Cáceres

El robo violento ocurrió junto al Colegio Mayor San José. /L. Cordero
El robo violento ocurrió junto al Colegio Mayor San José. / L. Cordero

Es un joven de 21 años, federado en kick-boxing, que usó una violencia desmedida para robar 30 euros a una persona ebria

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

La técnica de 'mata león' es una estrangulación al cuello del oponente, usando los dos brazos en forma de pinza. Es una técnica peligrosa que puede causar hasta la muerte.

Esa técnica es la que uso un ladrón en Cáceres, en la avenida de Hernán Cortés, para robar a una persona a la que dejó casi inconsciente, ya que la presión en la arteria carótida produce una disminución del flujo sanguíneo al cerebro.

El ladrón fue detenido por la Policía Nacional al poco del suceso, resultando ser un luchador profesional, un joven federado en la disciplina deportiva denominada kick-boxing, que mezcla boxeo y artes marciales. Ahora ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres a cuatro años y un mes de prisión, no puede acercarse a menos de 200 metros ni contactar con su víctima durante seis años, y le debe indemnizar con 4.080 euros.

El robo ocurrió a las seis de la madrugada del domingo 16 de septiembre del año pasado. El ladrón siguió en la avenida de Hernán Cortés a una persona con signos de aparente embriaguez, que debía de haber estado en La Madrila. Al llegar a la calle Ceclavín, a la altura del Colegio Mayor San José, al ver que no había testigos le atacó por la espalda.

Le sujetó fuertemente con sus dos brazos, estrangulándole. Consiguió aturdirle al impedirle respirar. Le tiró al suelo y allí le dio cuatro fuertes puñetazos y dos patadas en la cabeza. Le quitó la cartera, el teléfono móvil y unas llaves; pero antes de irse, a pesar de que su víctima estaba semiinconsciente y sangrando, le volvió a dar en la cabeza seis puñetazos y cuatro patadas.

Una cartera con 30 euros

El ladrón se marchó dejando con graves heridas a la víctima. Tiró el teléfono móvil y las llaves junto al colegio mayor, y se quedó con la cartera en la que había 30 euros.

El joven que recibió la paliza sufrió politraumatismos con múltiples contusiones craneales y faciales, cefalohematoma frontotemporal, episaxis, fractura en ambos labios, herida en el pabellón auricular izquierdo, contractura cervical postraumática intensa, erosiones en ambas rodillas, y un cuadro de ansiedad postraumática.

Tardó 62 días en curar. Durante ese tiempo estuvo incapacitado para realizar sus tareas habituales.

La sentencia es de conformidad con el acusado, por lo que ya es firme. Él autor de la agresión ha aceptado ser condenado a dos años de prisión por haber cometido un delito de robo con violencia, y a otros dos años por el delito de lesiones. En las calificaciones provisionales la fiscalía le había pedido seis años y medio de cárcel.

En la sentencia también se indica que durante seis años no podrá acercarse a menos de 200 metros del agredido, ni comunicar con él.

En cuanto a las indemnizaciones a la víctima, le tendrá que entregar 3.750 euros por lesiones y días de curación e incapacidad, 30 euros por el dinero robado, 50 euros por el valor de cartera, otros 200 euros por el perjuicio económico derivado de la disminución de ingresos por su situación de baja laboral, y 50 euros por los desplazamientos derivados de la atención médica.

El ladrón tiene que pagar las costas de este procedimiento, incluidos los gastos de la acusación particular.