Cuando en Cáceres la belleza ganó al Franquismo