Conmoción por el fallecimiento de un bebé de ocho meses en una guardería de Cáceres

El pequeño falleció en las instalaciones de la guardería universitaria, situada en el centro. :: /L. CORDERO
El pequeño falleció en las instalaciones de la guardería universitaria, situada en el centro. :: / L. CORDERO

En la tarde de este viernes se le practicó la autopsia para conocer las causas exactas del suceso, que pudo deberse a un caso de muerte súbita

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

El fallecimiento de un bebé de ocho meses y medio, M. N. P., en una escuela infantil generó este viernes una enorme conmoción en la ciudad. El niño, que asistía a la guardería universitaria de la Universidad de Extremadura (UEx), situada en la Avenida Virgen de la Montaña, falleció por muerte súbita según las primeras valoraciones de los facultativos. A las cinco de la tarde se inició la autopsia para saber las causas exactas.

Más información

Los hechos tuvieron lugar hacia las doce de la mañana, tal y como explican fuentes de la Universidad, de quien depende este centro educativo que gestiona una cooperativa de padres y madres. El niño estaba dormido cuando de pronto una cuidadora observó que su cara estaba amoratada y que no respondía a los estímulos. En seguida se llamó al centro de emergencias 112, que dio instrucciones para su reanimación. Los equipos sanitarios llegaron al centro infantil y trasladaron al bebé al Hospital San Pedro de Alcántara en donde ya solo pudo certificarse que el pequeño había perdido la vida.

Desde la Universidad de Extremadura lamentan profundamente estos hechos y envían sus condolencias a la familia del niño, tal y como expresa Agustín Vivas, responsable de comunicación de esta institución académica.

Vivas también indicó este viernes a este diario horas después del suceso que aunque las primeras impresiones señalaban a un caso de muerte súbita de lactante (SMSL), «de momento vamos a esperar y analizar bien lo que ha sucedido».

Desde el Servicio Extremeño de Salud (SES) se limitaban a explicar que el bebé ya había llegado fallecido al recinto hospitalario, por lo cual es el equipo forense a cargo de su autopsia el que tiene la competencia de aclarar las causas reales de este caso.

Según fuentes de la cooperativa de padres y madres que gestiona este recinto, el pequeño no había ingerido ningún alimento en el tramo de mañana que llevaba en la guardería y fue durante la siesta de media mañana que suelen hacer los niños de estas edades cuando se desencadenó la situación que provocó su muerte.

Esta misma fuente asegura que el personal de la guardería «actuó correctamente en todo momento siguiendo las indicaciones del 112».

Pese a que el riesgo por muerte súbita de los bebés es más acusado entre los dos y los seis meses, en realidad está descrito para el primer año de vida y sucede mientras el niño duerme.

Según ha sabido este diario el personal a cargo de este bebé sufrió una crisis de ansiedad ante los hechos y varias personas tuvieron que ser atendidas.

El suceso, además, provocó un considerable revuelo en la zona en la que está ubicada esta guardería, en pleno centro de la ciudad, muy próxima al colegio público Prácticas, al que también brinda servicios de comedor y conciliación para parte de su alumnado. Algunos niños que estaban en el recreo del colegio se sobresaltaron al ver llegar a las unidades sanitarias y fuerzas de seguridad.

Los padres que acudían a recoger a sus hijos a la guardería también se iban encontrando con una noticia difícil de digerir. La preocupación también se extendió al Prácticas, en donde, a la hora de la salida de los niños se extendió la desolación entre las familias.

La guardería universitaria abrió hace cuatro décadas en Cáceres para solucionar la conciliación familiar de profesores universitarios y alumnos. Es uno de los centros infantiles más demandados de la ciudad.

Los padres del niño fallecido no forman parte de la comunidad universitaria en calidad de trabajadores, pero están vinculados a la Universidad a través de un curso, que es la condición que se pone a las familias para poder acceder a estos servicios. Los mismos extienden desde los 0 a los 3 años como escuela infantil. Desde los 3 a los 6 años se ofrece servicio de comedor y conciliación, además de campamentos de verano. Las cuotas financian estos servicios, aunque la Universidad aporta una subvención y se encarga también de asumir distintos arreglos de mantenimiento del recinto.

Según fuentes de la cooperativa el personal de este centro está acreditado, tiene larga experiencia y llevan cabo actividades de formación continua. También explican estas fuentes que el recinto cumple con todos los requisitos y que se realizan mejoras periódicas en sus instalaciones, que tienen entrada desde Virgen de la Montaña y desde la calle León Leal, en donde en el año 2011 se construyó una rampa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos