Condenan al Ayuntamiento de Monroy por el golpe de calor que sufrió un empleado

Villa romana de Monroy, lugar en el que estuvo trabajando a 38 grados, sin agua y sin gorra. :: s.e./
Villa romana de Monroy, lugar en el que estuvo trabajando a 38 grados, sin agua y sin gorra. :: s.e.

Con cerca de 140 kilos y unos 60 años, le dejaron sin agua a tres kilómetros del pueblo y tuvo que regresar andando cuando había 38 grados

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

El Ayuntamiento de Monroy deberá indemnizar a un trabajador que sufrió un golpe de calor y al que no procuró los medios necesarios para protegerse de las altas temperaturas que había.

El suceso ocurrió el 22 de agosto del año 2016. El empleado municipal afectado, de unos 60 años y que pesaba cerca de 140 kilos, tenía en esos momentos un contrato temporal con el Ayuntamiento con categoría de peón. A las nueve de la mañana el encargado municipal le requirió a él y a otro peón para que le acompañaran y subieran a bordo de un vehículo del Consistorio. Les dejó en la conocida villa romana de Monroy, a tres kilómetros del municipio, donde debían arreglar una alambrada.

El encargado regresó al pueblo y dejó a los dos trabajadores en el campo en una jornada muy calurosa en la que se alcanzaron los 38 grados. Sabía que no tenían teléfonos móviles, tampoco disponía de agua ni de gorras o sombreros que pudieran protegerles mientras hacían la labor encomendada.

El trabajo con la alambrada les ocupó hasta el mediodía. Al terminar regresaron a pie al pueblo. Caminaron por una pista, pero no la siguieron entera, decidieron acortar la distancia tomando un camino accidentado para llegar antes.

Tardaron dos horas en llegar al pueblo. El trabajador de cerca de 140 kilos sufrió las consecuencias de un golpe de calor. Fue trasladado a un hospital, aquejado de rabdomiliosis, insuficiencia renal aguda y anuria-hemodiálisis, que abocó inicialmente a un proceso de incapacidad temporal por accidente de trabajo, culminando luego en una incapacidad permanente total.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura ha confirmado la sentencia del Juzgado de los Social número 1 de Cáceres que condena al Ayuntamiento de Monroy a que pague al trabajador un 40% más del dinero que reciba de la pensión, ya que le considera responsable de lo ocurrido. Sostiene que no le dio al obrero la formación adecuada en materia de riesgos laborales, ni puso a su disposición agua u otras bebidas idóneas, un sombrero o gorro o crema solar.

En el juicio, el Ayuntamiento llegó a indicar que el accidente se produjo por una decisión desafortunada del trabajador accidentado y su compañero, que desobedeciendo las órdenes del encargado, abandonaron su puesto de trabajo puesto que estaba previsto que fuera a recogerles a las doce y media de la mañana. También indicó que los trabajadores debían llevar su propia protección para el calor y bebidas.

Además del procedimiento seguido en la Sala de lo Social, el caso también se iba a ver en la vía penal, al ser acusado tanto el alcalde de Monroy como el encargado municipal de ser responsables de un delito de lesiones. El juicio finalmente no se ha celebrado tras la indemnización al trabajador.

«Estuvo a punto de morir con el golpe de calor. Ahora tiene una incapacidad permanente total, con una insuficiencia cardiaca y renal», explica a este diario el abogado José Felipe Criado, que ha defendido en este caso al trabajador de Monroy.

 

Fotos

Vídeos