Condenado a seis años y medio de prisión por un intento de violación en Plasencia

Audiencia de Cáceres. ::/JORGE REY
Audiencia de Cáceres. :: / JORGE REY

El agresor sexual reconoce que cometió el delito en Plasencia, pero no identifica a su compañero

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Se libró por poco de ser violada, según se refleja en una sentencia de la Audiencia Provincial de Cáceres. Ocurrió en Plasencia, el 3 de septiembre de 2017. A las nueve y media de la noche una mujer que estaba caminando por la calle San Antón, cerca del Parque de los Pinos, se dio cuenta de que dos hombres la estaban siguiendo. Al llegar a las escaleras que desembocan en la calle Miguel de Carvajal, los dos la empujaron fuertemente. Se abalanzaron sobre ella, la tiraron al suelo y la arrastraron por la calle hasta llevarla a una zona escondida. Ella se resistía mientras los dos la levantaron y la pusieron contra una pared. Uno de ellos la golpeó en la cara y entre los dos le rompieron parte de la ropa y la intentaron desnudar.

La sentencia indica que como ella se resistía activamente y, además, no cesaba de pedir auxilio, le dijeron que si no se callaba le iban a cortar el cuello. Ella estaba sujeta fuertemente cuando uno se desabrochó el cinturón y le dijo: «Esto no te va a gustar». En ese momento los dos agresores vieron que llegaba gente y decidieron huir después de dar un empujón a la mujer y tirarla al suelo.

La Policía pudo detener a uno de los dos agresores, el que le dirigió la mencionada frase. Este individuo ha reconocido que cometió la agresión sexual, pero no ha querido identificar a su compañero.

De conformidad con el acusado, ha sido condenado a seis años y medio de prisión, y no podrá acercarse a su víctima en 16 años. Además, no podrá estar clasificado en tercer grado antes de que cumpla la mitad de la pena privativa de libertad, y después permanecerá 10 años en libertad vigilada.

Por otra parte, tendrá que indemnizar a su víctima con 26.785 euros.

Ella sufrió lesiones de las que tardó 170 días en curar, quedándole como secuela un síndrome de estrés postraumático.