Condenan a una conductora ebria que a 120 km/h causó daños en Hernán Cortés de Cáceres

Imagen del accidente que ocurrió en noviembre de 2017. :: hoy/
Imagen del accidente que ocurrió en noviembre de 2017. :: hoy

Un hombre y un niño que iban en el vehículo resultaron heridos, destrozó 22 vallas y causó daños a cuatro coches y a un edificio

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Una conductora ha sido condenada por haber cometido un delito contra la seguridad vial, por conducción temeraria. Ha sido encontrada culpable de haber originado un grave accidente de tráfico en la avenida de Hernán Cortés de Cáceres. Resultaron heridos un niño de dos años y un hombre de 37 que viajaban en el coche, destrozando el vehículo 22 vallas de la mediana, y causando daños a cuatro coches que estaban estacionados, además de a la fachada de un edificio.

El accidente ocurrió sobre las nueve y media de la noche del domingo 22 de noviembre de 2017. La conductora estaba al volante de un coche BMW modelo 320, viajaba con ella un hombre de copiloto y en los asientos traseros estaba un niño de dos años. El coche circulaba a gran velocidad por la avenida de Hernán Cortes, en dirección de la estatua del conquistador hacia la Plaza de Toros. Según la sentencia iba a 120 kilómetros por hora en una carretera en la que la velocidad está limitada a 50 kilómetros por hora.

Al llegar el coche a la altura del número 40 la conductora perdió el control del vehículo. Se subió a la medianera central que divide ambos sentidos de circulación, destrozando nueve vallas metálicas. Desde allí, con el coche destrozado en su parte delantera, incluido el parabrisas, sin visibilidad continuó circulando 83 metros en sentido contrario, para irrumpir nuevamente en el sentido correcto de la circulación, no sin antes dañar otras trece vallas que dividen ambos sentidos de la circulación en la avenida, yendo a parar finalmente contra la fachada del edificio número 50.

Antes de llegar a la fachada del edificio causó daños a cuatro vehículos que estaban aparcados en la vía: un Suzuki, un Opel Astra, un Opel Corsa y un todoterreno Mtsubishi Montero. También destrozó un contenedor de Conyser y causó daños en la fachada del edificio.

El niño de dos años que viajaba en el coche sufrió un traumatismo craneal y el varón una herida en una pierna. Su estado no era grave.

Al hacerle la Policía Local la prueba de alcoholemia a la conductora, arrojó un resultado de 0.85 a las 22:23 horas y de 0.88 en la segunda prueba, a las 22:35 horas.

La conductora fue juzgada por el Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres, teniendo previsto solicitar el ministerio fiscal una pena de tres años de prisión y ocho años de inhabilitación para conducir vehículos de motor.

En el juicio el fiscal rebajó la pena, al llegar a un acuerdo con la acusada y su abogado. La conductora reconoció que había cometido un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria, al haber conducido estando bajo la influencia del alcohol.

Se le condena a un año de prisión y a un año de inhabilitación para conducir vehículos de motor. Debe indemnizar al propietario de uno de los coches dañados con 1.440 euros; a la comunidad de propietarios del número 50 de la avenida de Hernán Cortés con 350 euros más IVA, por los desperfectos en la fachada; a Conyser con 907 euros por el contenedor destrozado,teniendo también que pagar las costas del juicio.

La compañía aseguradora del coche responderá de las indemnizaciones solidariamente. La aseguradora ya ha pagado la reparación de las vallas de la mediana, que son propiedad del Estado.